Navantia publica la licitación de los dos paquetes de aceros para el flotel

NAVANTIA CORTE DE CHAPA FLOTEL
|

Días después de que se realizase el corte de la primera chapa del flotel de Pemex, Navantia pone en marcha la subcontratación de dos grandes paquetes de obra en el área de aceros. Tal como se había informado, la plantilla propia se hace cargo de la construcción de 18 bloques para el buque-hotel, mientras que las auxiliares harán alrededor de 80 que se dividirán en dos encargos. Los anuncios de las licitaciones, según la información recogida por este diario, deberían estar publicados hoy.
Para más adelante queda la convocatoria de los concursos de otros grandes paquetes de obra, como la habilitación. De partida, Navantia tiene capacidad únicamente para construir una tercera parte del flotel de la petrolera mexicana, por lo que subcontratará las otras terceras partes a la industria auxiliar. Dado que se trata de una empresa estatal, dichos procesos de licitación se regirán por la Ley de Contratos del Sector Público, y puesto que es un buque civil, podrán concurrir a los mismos las empresas del naval vigués que el mercado militar, por la exigencia de certificaciones muy específicas, mantenía alejadas.
El comité de empresa de Navantia, no obstante, ha trasladado a la compañía su exigencia de que en los procesos se tenga en cuenta la calidad y la experiencia, dos criterios que estima beneficiarán a las auxiliares ferrolanas frente a sus competidoras del sur de Galicia. La parte social recuerda que las subcontratas de la ría se encuentran al límite, con expedientes de regulación de empleo en vigor y a la espera de recibir esta carga de trabajo para paliar su situación.
En su contra juegan los costes laborales, más bajos en la zona de Vigo, donde se rigen por el convenio provincial del metal. Al contrario, las empresas de Ferrol tienen difícil competir allí por precio y tambien los trabajadores de la ría se encuentran con las puertas cerradas porque hay un acuerdo en el conjunto del naval del sur y se les exigen unos cursos específicos de formación que se imparten allí.
El excesivo plazo transcurrido desde que se anunció el contrato del flotel, en septiembre de 2012, hasta que se firmó realmente, en enero de este año, ha contribuido a aumentar la expectación que existe en la industria auxiliar sobre estas licitaciones. Durante ese tiempo ha avanzado el proceso de desmantelamiento del sector, que ha tenido que acudir a procesos concursales y expedientes de regulación cuando no se ha visto abocada, en muchos casos, a la liquidación.
Finalmente fue el pasado jueves, un año y ocho meses después del anuncio de Feijóo, cuando se cortaron las primeras chapas del flotel. Durante este tiempo y con el objeto de agilizar la puesta en marcha del programa, Navantia ha solicitado de manera informal ofertas a diferentes empresas auxiliares de la zona. No obstante, fuentes del comité explicaron ayer que no existen “listas cortas” para concurrir a los concursos.

Navantia publica la licitación de los dos paquetes de aceros para el flotel