Los bañistas se resisten a dar por finalizada la temporada de playa

Diario de Ferrol-2016-10-22-010-e83b52d7
|

El otoño será en Galicia “algo más cálido de lo normal” y “normal” en cuanto a las precipitaciones, según el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que se ha cumplido en la zona de Ferrolterra y ha animado a mantener las visitas a las playas en las horas en las que el sol lucía con más intensidad.
De este modo, en las primeras horas de la tarde de ayer las playas recibieron la visita de los incondicionales, los que se resisten a dar por finalizada la época de buen tiempo, que según los datos previstos finalizará este fin de semana con la entrada de la primera borrasca del año.
Así, desde el comienzo oficial del otoño han sido varios los días en los que los días de sol que animaron a rescatar del desván el bañador y la sombrilla para apurar los rayos del astro rey antes de que las lluvias tomen definitivamente la comarca.
En la jornada de ayer se registró una máxima de 21 grados en Ferrol y en algunos momentos las temperaturas rondaron los 25 grados en las primeras horas de la tarde. Los demás ayuntamientos de las tres comarcas se movieron en temperaturas similares, según Meteogalicia.
La mayor afluencia a las playas se registró el fin de semana pasado, especialmente el domingo, donde los arenales fueron lugar de paseo con ropa y también de bañador.
Muchas familias aprovecharon para darse uno de los últimos baños en el mar de la temporada, aunque los días soleados continuasen.
“Por si acaso, hay que aprovechar”, dijo uno de los habituales a la playa de Seselle, que señaló que estaba contento porque las tardes de calor de estos días le habían coincidido con unos días de vacaciones.
En parecidos términos se expresaban los padres de dos niños mientras los pequeños jugaban con las olas. “Eso sí, hay que recogerse pronto, porque no estamos en verano y desde las seis ya comienza a refrescar”, matizan.
Además, la sensación de calor también se deja notar en la venta de prendas de abrigo, que en lo que va de otoño no ha seguido el ritmo habitual que marcaría el clima. Si el otoño va camino de ser calificado como seco, el verano ha sido “muy seco”. “Entre los cuatro o cinco más secos de la serie histórica”, dijo sobre los datos que tiene la Aemet desde 1951. Mientras que desde el año 1981, fue “el más seco”.
Asimismo,  el delegado de la Aemet en Galicia, Francisco Infante, precisó que estuvo “entre los cinco más cálidos de la serie histórico”, aunque con temperaturas “parecidas” a otros años como 2003, 2006 o 2015.
Especialmente, Infante destacó los 42,3 grados registrados en Ribadavia el 7 de agosto o la mínima registrada el 8 de agosto de 24,5 grados en O Rosal, en Pontevedra.
Por meses, Infante, que apuntó que antes hubo un invierno “húmedo” y una primavera “fría y muy lluviosa”, explicó que junio fue “normal en cuanto a temperaturas” y “algo más seco de lo normal”. Con todo, destacó los 22,4 litros por metro cuadrado registrados en una hora en Monforte, en Lugo, por las tormentas que hubo el 22 de julio. n

Los bañistas se resisten a dar por finalizada la temporada de playa