El gobierno incluye cláusulas sociales para activar los puestos del mercado

|

Con el objetivo final de revitalizar los mercados de la ciudad, el ejecutivo local ha sacado a licitación la concesión de 31 puestos en las plazas de abastos de A Magdalena y de Recimil –15 en el primero y 16 en el segundo–. La novedad al respecto se encuentra en las cláusulas de adjudicación que, por primera vez, como explicó ayer el alcalde, Jorge Suárez, incluyen aspectos sociales a la hora de la obtención de puntuación para optar a un espacio de venta.
De este modo, se busca promocionar el mercado, priorizando a las personas sin empleo, jóvenes o mayores parados de larga duración. En este sentido, se valorarán con 10 puntos a los parados de corta duración –menos de un año–, con 15 a los jóvenes desempleados y con 20 a los desempleados con una edad superior a 35 años.
El contrato será por 10 años y el precio depende de los metros cuadrados del establecimiento, aunque, como ejemplo, se fija en unos 720 euros anuales como precio de salida un puesto de unos 8,5 metros.
Con esta medida se abre, además, una línea para que se incluyan este tipo de cláusulas en otras contrataciones que se realicen desde el Concello.
Además de la revitalización con estas medidas del mercado de Recimil y A Magdalena, el gobierno pretende actuar en el mercado de Caranza, llevando a cabo una actuación de mejora de las cubiertas, estructura, locales, accesibilidad –instalación de ascensor, etc.– con una inversión que se contempla ya en el borrador de los presupuestos para este año, con una partida de 500.000 euros para una primera fase de la reforma total.
En la Xunta de Goberno celebrada ayer también se dio cuenta de la publicación en el BOP de la modificación del jurado de anteproyectos para la remodelación de la plaza de Armas, lo que permitirá retomar el proceso. n

El gobierno incluye cláusulas sociales para activar los puestos del mercado