España plantea dejar salir a niños y confinar a los ancianos hasta verano

Una persona mayor pasa por una calle vacía del centro de Madrid | javier lópez
|

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, reconoció ayer que confinar a las personas mayores hasta el verano es una medida que está sobre la mesa, al igual que permitir que los niños salgan a dar un paseo.  

“Están sobre la mesa, ahora, y lo estaban hace unos meses”, explicó Simón en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del comité de seguimiento del coronavirus, en la que recordó que hay decretadas unas restricciones de movilidad “muy importantes” hasta el 26 de abril y antes de ese día el Gobierno tendrá que tomar alguna decisión. 

Las dos medidas, explicó, “son opciones de progresión hacia la fase de transición que todos estamos considerando”, si bien precisó que el problema está en la coordinación de todas las medidas, que hay que aplicar de forma “coherente y lógica y, sobre todo, aplicarlas de verdad”. 

A su juicio, hay situaciones que sobre el papel son muy recomendables, pero que luego la aplicación puede ser complicada. 
“Puede quedar muy bonito sobre el papel, pero hay que ser capaces de ejecutarlo correctamente”, explicó Simón, quien insistió, no obstante, en que las medidas sobre los niños y los mayores “están sobre la mesa” y que se aplicarán en la medida que los diferentes grupos de trabajo vayan considerando que es oportuno. 

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicó ayer en rueda de prensa que pidió a todas las comunidades autónomas que hagan llegar al Gobierno sus propuestas para la próxima fase de desescalada e insistió en que estudiando distintos escenarios.  
No obstante, advirtió de que el hecho de “que estemos estudiando distintos escenarios de traspaso hacia esa nueva normalidad no implica que ya estemos en una nueva fase” y subrayó que “estamos bajo el estado de alarma”.  

Illa volvió a reconocer el sacrificio que supone para los niños el no salir a la calle pero insistió en que en este asunto hay que actuar con la “máxima prudencia” y que cuando haya una decisión el Gobierno la dará a conocer.  

Así, ha dicho que las actuaciones de la fase de desescalada se tomarán en función de criterios de prudencia, evidencia científica y respetando los derechos y libertades de la ciudadanía. 

Por su parte, fueron varias comunidades autónomas las que solicitaron poner en marcha esta medida. En concreto, Cataluña y el País Vasco hicieron ayer públicas sus propuestas para que se deje salir a los menores y que pondrán sobre la mesa en su próxima reunión con el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.  

En concreto, Cataluña planteó una salida “limitada en el tiempo” y por “franjas horarias” de los menores a aplicar en los “próximos días”, desde los 6 años con mascarilla, aunque “por el momento” las directrices son que se mantenga el confinamiento. 

Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, anunció que propondrá a Pedro Sánchez salidas limitadas a la calle de menores y de colectivos con necesidades especiales a partir del 26 de abril, cuando finaliza la prórroga actualmente en vigor del estado de alarma. A estas peticiones también se sumó el presidente gallego de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, así como el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán.  

Mientas otras autonomías, como Castilla y León, mantienen que no es ahora momento de que los niños salgan a la calle y defendieron que sea el grupo de desescalada el que evalúe cuándo llega ese momento y en qué lugares.

España plantea dejar salir a niños y confinar a los ancianos hasta verano