Detienen a seis sospechosos tras el atentado contra Maduro en Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, participa en un acto con militares en el centro de Caracas antes de ser evacuado de emergencia a causa de un atentado | Miguel Gutiérrez (efe)
|

El Gobierno venezolano informó ayer de que ha capturado a seis presuntos implicados en el atentado contra el presidente Nicolás Maduro, ocurrido el sábado en un acto en Caracas y que causó siete heridos, tres de ellos graves, y aseguró que todos los autores materiales y intelectuales están “identificados”.
“Tenemos hasta ahora 6 terroristas y sicarios detenidos, varios vehículo incautados y se han practicado varios allanamientos en hoteles de la capital de nuestro país, donde se han recabado importantísimas evidencias”, dijo en declaraciones recogidas por la televisión estatal VTV el ministro de Interior, Néstor Reverol.

Drones con carga explosiva
Maduro encabezaba un acto con militares por la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) cuando, según aseguró el Gobierno el sábado, fue víctima de un atentado con “artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva”, del que salió ileso.
El atentado ocurrió cuando el presidente venezolano ofrecía un discurso, transmitido en radio y televisión, en el que defendía las últimas medidas económicas de su Gobierno, que son criticadas por la oposición.
Ayer, Reverol señaló que las investigaciones “han evidenciado” que el ataque constituyó “un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración”. “Lo que deja claro que estos terroristas y sicarios han pasado a un nivel superior, incrementando el espiral de violencia”, añadió. Según señaló el ministro, en el atentado fueron usados dos drones modelo DJI M600, “diseñados para trabajos industriales” y con capacidad para “soportar grandes cargas”.
Los artefactos no hirieron a Maduro “gracias a las técnicas” de la Guardia de Honor, encargada de la seguridad del presidente, y a la instalación de equipos inhibidores de señales que desorientaron a los drones, que se activaron “fuera del perímetro planificado por los sicarios”.
Maduro ha culpado en numerosas ocasiones a Estados Unidos de urdir un complot en contra de su Gobierno, aunque en esta ocasión atribuyó la autoría del presunto atentado al presidente saliente colombiano, Juan Manuel Santos, y a la “ultraderecha” de Colombia y Venezuela.
 Por otro lado, el Gobierno de Venezuela vinculó ayer a los restos de la desactivada célula rebelde que dirigía el fallecido expolicía Óscar Pérez con el atentado.
“Hay 6 detenidos, uno de ellos estuvo involucrado en el asalto  del Fuerte Paramacay”, dijo el canciller venezolano, Jorge Arreaza. 
El asalto al Fuerte Paramacay sucedió el 6 de agosto del pasado año, cuando un grupo de militares rebeldes cargaron con un centenar de fusiles y varios lanzagranadas del cuartel ubicado en el estado de Carabobo.
Los eventos de este sábado ocurren en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, y que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y numerosas deficiencias en los servicios públicos. 
Por estas razones, en el país se desarrollan a diario decenas de protestas, en demanda de comida, transporte, agua, electricidad y mejores salarios, entre otras exigencias. l

Detienen a seis sospechosos tras el atentado contra Maduro en Venezuela