Al Recimil volvió a faltarle solvencia para resolver

el cuadro ferrolano demostró gran intensidad luis polo
|

Al CD Recimil le sigue faltando un plus de confianza para decantar a su favor partidos en los que, como el del pasado sábado, tiene la victoria a su alcance pero se le escapa por muy poco. Los pupilos de Roberto Rivera sumaron ante el Sarria, un adversario que, como ellos, ocupa la zona baja de la tabla, su cuarta derrota consecutiva y, o consigue enlazar un par de triunfos consecutivos, o se verá abocado a sufrir hasta el final del campeonato para mantener la categoría.

Las bajas de Pablo Alejo y Carlos Dobarrio volvieron a mermar el potencial de un equipo que, a pesar de esta circunstancia, realizó un partido más que aceptable durante prácticamente 35 minutos. En ellos se incluye un primer tiempo en el que, a pesar de la igualdad, los locales lograron llevar la iniciativa en el marcador.

Sin embargo, y como ya suele ser habitual, les costó mucho volver a meterse en el partido tras el descanso. Este hecho, unido a un cambio defensivo de su oponente, que optó por una zona 3-2, equilibró de nuevo las cosas. Y así, otra vez con el Recimil a pleno rendimiento, ambos equipos entraron empatados en el último cuarto, en el que el visitante Isidro López, con nueve puntos, desequilibró la balanza para los lucenses.

Cristian Vilela y Samuel Penín fueron los más efectivos de un Recimil que, a pesar de sus derrotas, todavía tiene al alcance a varios equipos en la tabla.

 

Al Recimil volvió a faltarle solvencia para resolver