Cientos de personas secundaron ayer la concentración del sector público

los asistentes desplegaron sus paraguas bajo una incesante lluvia y un intenso viento daniel alexandre
|

Bajo una pertinaz lluvia, cientos de personas se concentraron en la tarde de ayer delante del edificio administrativo de la Xunta para denunciar el recorte reiterado de derechos laborales que están sufriendo los trabajadores del sector público y la consiguiente pérdida de servicios para la ciudadanía. Según señaló Antonia Martínez, representante de la CIG Ensino y encargada de la lectura del manifiesto, a los tijeretazos anteriores se va a sumar este año la supresión del complemento específico en las pagas extraordinarias, lo que en la práctica puede suponer casi una reducción de ingresos parecida a la que significó, el mes pasado, no cobrar la de navidad. En suma, explicó, los funcionarios han acumulado una caída de sus ingresos de un 20%.

A eso se añade, subrayó, el efecto que estas políticas tienen para la sociedad. Señaló, en concreto, que el presupuesto de educación para este año se recorta un 6% para los centros públicos y un 3,9% para los privados concertados y que en estos últimos afectará solo a los salarios de los profesores y no al gasto de los colegios. Sandra Martínez, de la CIG Saúde, indicó en el mismo sentido que los recortes afectan a los usuarios porque con menos personal, “la atención es cada vez más precaria”.

Cientos de personas secundaron ayer la concentración del sector público