El espíritu navideño incrementó las donaciones a Cáritas en un 50%

|

Por mucho que se diga que el consumismo ha invadido la Navidad, estas siguen siendo las fiestas con más espíritu solidario. Muchas organizaciones humanitarias recogen más donaciones estos días que en el resto del año.  Una de ellas es Cáritas, que ve incrementadas las entradas de comida y juguetes un 50% gracias a las donaciones desinteresadas de gente que quiere que todo el mundo disfrute de la Navidad tanto como en su casa. En sus almacenes recibieron 1.500 kilos de estos productos que luego reparten entre sus parroquias. “La gente es muy generosa, y sin sus donaciones no podríamos seguir adelante con la labor”, asegura Mercedes Carrión, de la secretaría técnica. 

Como señalan desde Cáritas interparroquial, reciben muy pocos fondos de organismos público, así que la iniciativa privada es fundamental. “La gente es muy solidaria, por lo menos en esta ciudad”, añade Carrión. Aunque no significa que esta solidaridad se realice de manera individual. De hecho, una de las principales fuentes de la organización son sus donantes fijos, empresas colaboradoras que son capaces de reunir gran cantidad de material gracias al esfuerzo conjunto de la dirección y de los trabajadores, como es el caso de Bankinter. 

En total son cerca una docena de esos donantes fijos los que constituyen el grueso de las fuentes de donaciones de Cáritas. “Es mucho lo que recibimos, sobre todo teniendo en cuenta que no somos el Banco de Alimentos, que trabaja con cantidades mucho más grandes y que también recibe más donaciones durante la Navidad”, matiza Carrión.   

Eso no quiere decir que los particulares no se movilicen a lo largo del año. Durante toda la crisis, la población coruñesa ha dado muestras de una solidaridad digna de encomio en la mayor parte de las campañas de recogidas de alimentos realizadas por las ONG, a pesar de que muchos  han sido afectados por la depresión económica. O quizá porque la pobreza es un fenómeno cada vez más cercano. 

parroquias

Todo este esfuerzo se distribuye después a través de las parroquias, y Cáritas cuenta en A Coruña con diez iglesias que se encargan de repartir la ayuda a las que necesitan: Los Franciscanos, Santo Tomás, Divina Pastora, San Nicolás, San Jorge... Sin embargo, el método que siguen es distinto en cada caso, puesto que los párrocos tienen bastante capacidad de decisión en estos temas, de manera que se puede dar el caso de que, en mitad de la Navidad, se interrumpan las donaciones de comida al estar cerrados los templos por tratarse de días festivos.

Esto ha llevado a protestar a los beneficiarios de algunas de estas donaciones, que tienen que pasarse sin ellas en una época de supuesta abundancia, pero desde Cáritas señalan que las parroquias que cierran se aseguran de entregar días antes a los beneficiarios de las ayudas una mayor cantidad de comida, así como alimentos propios de las fechas, como puede ser el turrón.

El espíritu navideño incrementó las donaciones a Cáritas en un 50%