Currás admite “pequeñas diferencias” entre sus ediles por su imputación

currás realiza el saque de honor del partido de hockey sobre hielo efe
|

El alcalde de Santiago, Ángel Currás, admitió ayer que en el grupo de gobierno hay “pequeñas diferencias” derivadas de las dos imputaciones en la operación “Pokémon”, la suya, por presunto tráfico de influencias, y la de su edil de Educación, Rebeca Domínguez, por el mismo delito.

La operación “Pokémon” comenzó en un juzgado de Lugo e investiga la existencia de una supuesta trama para obtener concesiones y contratos públicos mediante prácticas supuestamente irregulares en varias ciudades gallegas.

Ataviado con un abrigo verde, con la lluvia de fondo y tras marcar el saque de honor del primer partido de hockey sobre hielo que se celebra en Compostela en un recinto cubierto, el regidor compostelano reconoció que es lógico que en el ejecutivo haya “pequeñas diferencias”.

Discrepancias mínimas, matizó, “que además a veces sencillamente son derivadas también de la situación actual”, en alusión al mencionado caso que instruye una magistrada de Lugo, Pilar de Lara, y a las dos imputaciones en el ayuntamiento compostelano. “Lógicamente, esto se supera y punto, no va a haber problema ninguno de cara al futuro”, insistió y añadió: “estoy convencido”.

Preguntado por cómo se siente en su cargo, ante las petición de dimisión inmediata formulada por el BNG, respondió: “Soy alcalde y me veo como alcalde, lógicamente”.

 

Bipartito popular

Acerca de las críticas que apuntan a un bipartito dentro del PPdeG que está al frente del Ayuntamiento de Santiago, por sus supuestas divisiones, el primer edil afirmó que “BNG y PSOE tienen derecho a decir lo que quieran, en un país libre cada uno es responsable de sus palabras”.

Respecto a la exigencia de unidad, aseguró que la hay, “y evidentemente tiene que haberla” ya que “es clave para que sigamos luchando por una ciudad como Compostela, que lo merece”. “Esa unidad existe, va a seguir existiendo, estoy convencido de que estamos todos en el mismo barco, intentando luchar para que esta ciudad resuelva los múltiples problemas que tiene cada día”, apuntó.

En ese sentido, Currás agregó que “todo el gobierno está luchando y lo seguiremos haciendo”, y subrayó que se celebran reuniones todos los días para resolver los problemas de la ciudad: “cada día los concejales están trabajando en sus respectivas áreas resolviendo los problemas”, enfatizó.

El alcalde de Santiago declaró el pasado jueves ante la juez Pilar de Lara, que mantuvo la imputación pero no fijó medidas cautelares. Su antecesor en la alcaldía, Gerardo Conde Roa, renunció en abril del pasado año tras ser procesado por un presunto delito de fraude fiscal, del que está pendiente de juicio. El BNG pide ahora la “dimisión inmediata” de Currás, mientras que el PSOE solicita un pleno para que se evalúe en el mismo el estado de la ciudad y la “parálisis” que se detecta en el gobierno, una crítica que niegan los ediles populares de los distintos departamentos.

Currás admite “pequeñas diferencias” entre sus ediles por su imputación