“Lo que sucedió es muy difícil de explicar al que no vio el partido”

|

El entrenador del Racing, Míchel Alonso, llegaba a la sala de prensa después de la derrota ante el Izarra con un rostro en el que se detectaba la desilusión por el resultado. El preparador ferrolano comenzaba diciendo que “es un día complicado. Lo que sucedió es difícil de explicar a alguien que no haya visto el partido. El encuentro estaba razonablemente controlado y, después del penalti, el equipo se vino a abajo”.
Sobre los errores individuales que se están cometiendo en los partidos, Míchel decía que “nos están costando derrotas y puntos importantes, pero no me quiero referir a nadie en concreto y más en el equipo”. También añadía que “hicimos todo para ganar. Pienso que tuvimos más posesión de pelota, abrimos el campo por fuera y tuvimos remate, pero erramos en las áreas y eso nos llevó a la derrota”.
La forma de perder la semana pasada en Pontevedra y la de ayer llevan al preparador a señalar que “estas dos semanas son crueles para nosotros. Siempre nos pasa algo para que se nos marchen los puntos y espero que eso cambie pronto”.

puesto
Al técnico se le preguntó si sentía peligrar el puesto y era claro cuando decía que “yo temo por mi puesto todos los días desde que soy entrenador. Pero también tengo que decir una cosa clara, si yo soy el problema la situación es muy fácil de resolver. También tengo que decir que nadie en el club me ha dicho nada y no me siento cuestionado”.

“Lo que sucedió es muy difícil de explicar al que no vio el partido”