Los residentes en Ber se manifiestan por el estado de la playa y el entorno

Concentracion Vecinos de Ber por el Mal Estado de la Playa
|

Varios cientos de vecinos de la zona de Ber, en Pontedeume, muchos de ellos residentes únicamente en los meses de verano, volvieron a coger las pancartas y salir a la calle para denunciar la falta de preocupación de las diversas administraciones por la situación de la playa y su entorno, con falta de servicios y en mal estado de conservación, pese a tratarse del arenal más importante de Pontedeume.
Con lemas alusivos al alcalde de la villa, Gabriel Torrente, la petición a la Xunta, Diputación y Ayuntamiento de que solucione el problema de las aceras y con banderas negras como símbolo del mal estado de la playa recorrieron el vial, partiendo del arenal en torno a las doce del mediodía.
La jornada de ayer se presentó ya con los problemas habituales que denuncian los residentes. A las 10.45 se quedaron sin agua y no tuvieron servicio hasta las cuatro de la tarde. Como explica Julio, uno de los portavoces del colectivo, se trata de averías frecuentes debido al mal estado en que se encuentran las tuberías. La empresa procede a la reparación pero, indican los vecinos, las instalaciones rompen con frecuencia por lo que debería acometerse una obra de mayor envergadura. Pero este problema no es sino uno más de los que denuncian los vecinos.
Así, la contaminación de la playa y la presencia del emisario en la parte izquierda del arenal, del que se ven los vertidos claramente cuando está marea baja, es otra de las cuestiones que preocupa a los usuarios, ya que esta playa recibe cerca de 1.000 bañistas diarios en la época estival.
Además, a 3 de agosto, la playa de Ber  no cuenta todavía con socorristas pese a que ya ha pasado media temporada y no hay quien atienda las picaduras, pequeños accidentes en las duchas o resbalones, que, apuntan, ya se han producido.
Los vecinos reclaman, además, que se reanuden las obras en las aceras que conectan con el pueblo, de los caminos y de la bajada principal de la zona, así como que se acondicionen aparcamientos.
También se pide que se adapte un espacio de servicios dada la presencia de un cámping con mucha afluencia de visitantes y se mejore así la atención. Recuerdan, además, que el camión de la basura estuvo seis días sin pasar por la zona, lo que supone malos olores y pésima imagen para el entorno.
Representantes de Ber se han reunido esta pasada semana con el alcalde pero no han salido satisfechos del encuentro, ya que, según explican, se les ha dicho que sí se han hecho cosas en la zona, algo que no perciben, sin embargo, los residentes.
Los participantes en la manifestación vecinal señalan que “pagamos impuestos de primera y somos de tercera”.

Los residentes en Ber se manifiestan por el estado de la playa y el entorno