Ferrol, a la cabeza de las siete grandes urbes gallegas en pérdida poblacional

la pérdida de habitantes en la ciudad naval es una constante en los últimos años luis polo
|

Narón es el único municipio de la comarca que se salva de la sangría poblacional del último año, al pasar de 38.910 a 39.238 habitantes. Los últimos datos del censo publicados por el Instituto Nacional de Estadística confirman la tendencia del concello naronés a ganar población, una constante en los últimos años, al tiempo que el resto de ayuntamientos de Ferrolterra, Eume y Ortegal acusan constantes pérdidas. El caso más relevante en la zona es el de Ferrol, cuyo censo descendió entre el 1 de enero de 2011 y el 1 de enero de 2012 en casi un millar de personas –concretamente 966– pasando de 72.963 a 71.997 habitantes en el mencionado período.

Las cifras del INE sitúan a la ciudad naval a la cabeza de las siete grandes ciudades gallegas en pérdida de población. De entre ellas Santiago de Compostela ganó 464 habitantes en el último año –pasó de 95.207 a 95.671–; Lugo, 450 –de 98.007 a 98.457–; Pontevedra, 284 –de 82.400 a 82.684–; A Coruña, 118 –de 246.028 a 246.146– y Vigo, 114 –de 297.241 a 297.355–. En la balanza opuesta, aunque en menor grado que Ferrol, se sitúa Ourense, con un significativo descenso en el padrón, en este caso de 405 personas –pasó de 108.002 a 107.597–.

Y mientras el concello naronés camina hacia la meta de los 40.000 habitantes, en una tendencia alcista en la pirámide poblacional ininterrumpida en la última década, el de Ferrol parece abocado a mantener una línea de descenso en el padrón de habitantes que, de continuar así, podría dejar al municipio en poco tiempo con menos de 70.000 habitantes.

Los actuales datos del INE reflejan también el descenso poblacional de los concellos de la comarca. En conjunto, Ferrolterra, Eume y Ortegal vieron en el último año reducido su padrón en 1.884 habitantes. De los veintiún municipios de la zona, veinte perdieron población. Si bien Narón escapó a la tendencia a la baja de los padrones de los municipios de la comarca, tras Ferrol fue el de Ortigueira el que registró una mayor caída, cuya población descendió en 406 personas –pasando de 6.956 a 6.550– con respecto al último año, según se refleja en los del INE.

Significativa fue también la caída de los censos de los ayuntamientos de As Pontes –146 habitantes, al cerrar 2011 con 11.139 y 2012 con 10.996–; Fene –122, bajando de los 13.902 a 13.780– y Cariño –101, al pasar de 4.474 a 4.373–. Estos tres últimos superaron la barrera del centenar de personas, si bien en el resto de concellos que perdieron población, la cifra fue considerablemente inferior. En el caso de Cedeira, el padrón del último año contabiliza un total de 84 personas menos –tenía a cierre de 2011 7.338 y bajó en 2012 a 7.254–, un descenso que, en el caso de Valdoviño, se quedó en los 69 habitantes –al pasar de 6.926 a 6.857– y en Mañón en un total de 52 –de 1.589 a 1.537.

En el listado del INE en el que se recogen los datos correspondientes a la provincia de A Coruña se corrobora además el descenso de 49 habitantes en el censo de Monfero –que cierra 2012 con 2.129 habitantes–; de 47 en Cabanas –con 3.299 habnitantes reconocidos por el INE–; 38 en Ares y San Sadurniño –con 5.839 y 3.061 personas censadas, respectivamente–.

En lo que respecta a la comarca de Ferrolterra, Eume y Ortegal, los descensos menos acusados en la pirámide poblacional fueron los registrados en los ayuntamientos de As Somozas –con 27 habitantes menos en el último año–; Mugardos –que perdió 25–; Neda –con 20 menos–; Pontedeume –descendió 18–; Cerdido –16–; Vilarmaior –12– y, por último, Moeche –con cinco censados menos–.

 

medidas

El alcalde de Ferrol, José Manuel Rey, defendió ayer las medidas impulsadas por el gobierno local para tratar de frenar la pérdida poblacional que arrastra el municipio desde hace más de una década. A la firme apuesta de los populares ferrolanos por el sector naval, según subrayó el propio regidor local, se suman otras propuestas de ámbito urbanístico y social. Las primeras tratarán de atraer inversiones de carácter residencial e industrial, tal como recordó Rey Varela, si bien en materia demográfica se comenzará a aplicar el Plan de Oportunidades. El alcalde destacó el hecho de que se incentivará la natalidad con una ayuda de 600 euros que los padres destinarán al pago de la guardería.

Ferrol, a la cabeza de las siete grandes urbes gallegas en pérdida poblacional