Feijóo afirma que Navantia se ha vuelto a equivocar con su decisión de llevar parte del flotel a Cádiz

|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró ayer que la dirección de Navantia “se ha vuelto a equivocar gravemente” con su decisión “unilateral” de trasladar de Ferrol a su astillero en Cádiz la construcción de ocho bloques del flotel encargado por Pemex.

En declaraciones en Vigo, Feijóo indicó que la dirección de Navantia “lleva consecutivamente una serie de decisiones erróneas. Esta es una más”.

Abundó en que “no ha estado a la altura de las circunstancias y se ha vuelto a equivocar gravemente” con una decisión con la que “no compartimos”, y de la que la Xunta no fue consultada.

“No nos podemos enterar por los medios de comunicación de una decisión que no compartimos porque los astilleros públicos de Ferrol no tienen carga de trabajo suficiente para poder desprenderse ni siquiera del 2%” del total de la construcción del flotel de Pemex, lamentó.

gestión de la xunta

Según Feijóo, “no son admisibles este tipo de decisiones unilaterales” de una dirección que “se ha vuelto equivocar”, y recordó que el flotel de Pemex “fue una gestión” del Gobierno gallego con el de México, “con la ayuda” del Ejecutivo español.

Reveló que la Xunta trasladó a Navantia su “malestar” y que será la empresa pública la que “tendrá que explicar al pueblo gallego y de Ferrol” esta derivación de carga de trabajo a Cádiz.

Algo que podría comprender si los astilleros del grupo –ría de Ferrol, San Fernando, Cádiz y Cartagena– tuvieran una carga de trabajo “razonable”.

La compañía naval argumentó que el buque para la petrolera mexicana Pemex, que se compone de 86 bloques, acumulaba retrasos para cumplir con los plazos previstos, que fijan la entrega en julio del 2016.

“La situación actual del programa BAP no se corresponde con el avance requerido para alcanzar los hitos contractuales”, sostiene el grupo público, que optó por poner en marcha un “Plan de Acción” que desvía los ocho bloques al sur “para mitigar los desfases de la planificación, que adicionalmente es condición contractual”.

Nada más conocerse, la decisión de Navantia provocó el rechazo unánime de la plantilla en la ciudad departamental, de la Xunta y los partidos políticos.

La plantilla de Navantia Ferrol, unos dos mil operarios, salieron a la calle para protestar contra esta decisión y que motivó en una asamblea del comité de empresa la organización de un calendario de movilizaciones los próximos 30 de septiembre y 7, 9, 14, 21 y 23 de octubre.

El grueso de la plantilla abandonó el astillero por la puerta de Esteiro hacia la plaza de Armas, ante el Ayuntamiento, para forzar una reunión con el alcalde, José Manuel Rey Varela, del PP.

Al término del encuentro, el regidor popular evidenció su malestar con la dirección de Navantia por este desvío y anticipó que pedirá responsabilidades políticas inmediatas a la cúpula del grupo naval.

Fuera de la ciudad, las reacciones también fueron unánimes contra esta decisión.

Así, la Xunta expresó su disconformidad a través del conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, que apeló al “sentido común” y a que se “articulen las medidas necesarias” para que la construcción del buque hotel se desarrolle “como estaba previsto”.

Por parte del PPdeG, el diputado Miguel Tellado afirmó que “nada justifica que parte del flotel se pueda construir fuera de Galicia” y añadió que “Navantia no puede seguir adelante con esa decisión, tiene que recapacitar”.

Desde los grupos de la oposición culpan al presidente de la Xunta de la decisión de Navantia y por ello le exigieron “responsabilidades” inmediatas.

El flotel es un buque hotel diseñado para alojar a la plantilla de las plataformas petrolíferas de Pemex y la fecha límite para su entrega es el 16 de julio del 2016.

Feijóo afirma que Navantia se ha vuelto a equivocar con su decisión de llevar parte del flotel a Cádiz