Reportaje | Las rebajas de verano cierran julio con menos impacto del esperado

|

El primer mes de la campaña de rebajas de verano se cierra con un balance desalentador que, en general, no cumple con las expectativas que tenían los comerciantes de la comarca de Ferrolterra.
Muchos establecimientos optaron en esta ocasión por adelantar las reducciones de precio a mediados o finales del mes de junio. Desde la asociación de comerciantes de A Magdalena, Cristobal García Nores apunta que esto la mayoría lo hicieron para aprovechar el fin de semana.
No obstante, los únicos que se han visto beneficiados este año por el “efecto rebajas” han sido las grandes cadenas tales como los establecimientos del grupo Inditex. Lorena, dependiente del Pull&Bear del centro ferrolano señala que para ellos han sido unas rebajas muy movidas y de gran impacto, como habitualmente.
La otra cara de la moneda son los pequeños comerciantes que coinciden en una valoración negativa para este arranque de temporada. María José, gerente de una tienda de deportes de Fene, afirma que “solo ha notado un incremento de las ventas de zapatillas deportivas de aproximadamente un 10% con respecto al pasado año”. 
Muchos achacan el reducido repunte en las ventas al tiempo inestable y las precipitaciones que llevan sucediéndose en las pasadas semanas. Sobre todo aquellos comerciantes que se dedican a la ropa y el calzado, sector en el que el tiempo influye mucho en las ventas puesto que la mayoría de los clientes realizan sus compras cuando la climatología acompaña y pueden renovar su vestuario.
Llama la atención que el propietario de Joya 36 señala que el mal tiempo fue el que favoreció el aumento de sus ventas puesto que “al no poder ir a la playa la gente se acerca más al centro y se da en mayor medida la compra por impulso”.
Por otra parte, algunos comerciantes del centro ferrolano culpabilizan al poco ambiente que hay en la ciudad durante los meses de verano, cuando los estudiantes regresan a su hogar y muchos vecinos deciden pasar sus vacaciones en otras localizaciones.

Repunte
En relación con esto García Nores señala que “desde esta semana están empezando a notar una mejoría debido al aumento de visitantes, turistas y a la gente por la calle”. El buen tiempo y el ambiente anima a los clientes a acercarse a los establecimientos y esperan que durante estas segundas rebajas se llegue a las previsiones de ventas esperadas. 
Además, algunos pequeños comerciantes no descartan reservar después en el escaparate una zona outlet, con objeto de liquidar los restos de stock de la campaña, sin anunciarlo explícitamente..
Otros establecimientos, como las ópticas no publicitan sus descuentos como rebajas propiamente dichas, sino que emplean estas fechas con campañas de descuentos que oscilan entre el 30 y el 50% de reducción en la gama de gafas de sol. 
De esta manera pueden jugar con las promociones fuera de las fechas establecidas por ley. Por ello sus ventas continúan siendo este año similares al pasado.
Competencia online
El pequeño y mediano comercio de la comarca también tiene que afrontar una nueva problemática, la competencia, para algunos desleal, de las rebajas online.
En general coinciden en que les han perjudicado bastante, ya que, tanto las grandes empresas de distribución como incluso las propias marcas de alta gama –sobre todo las deportivas– están apostando por este canal de venta. Los pequeños comerciantes no poseen ni los medios, ni disponen de tiempo para gestionar este tipo de venta. En este sentido María José afirma que “no podemos alcanzar ni de lejos cifras de visitantes en nuestro establecimiento como las que alcanzan las páginas de venta online”. 
A esto hay que añadir la proliferación de aplicaciones de venta entre usuarios tales como Wallapop, Vibbo o Chicfy, por las que cada vez más usuarios están optando para poder renovar su armario con productos de segunda mano de manera anónima.
Por su parte, Cristobal García Nores opina que “tenemos que ser honestos y no culpar a las grandes superficies o al comercio online. Son nuevos tiempos y nuevos hábitos y los comerciantes deben ser camaleónicos para captar a ese nuevo cliente que demanda otras necesidades, como recibir los artículos que desea sin abandonar la comodidad de su hogar. Aunque siempre seguirán quedando esos clientes que acudan a la tienda en busca de una atención personalizada”.
El presidente de la asociación de comerciantes de A Magdalena añade que a partir de este mes es un momento muy bueno para acercarse al pequeño comercio y comprar productos de calidad de temporada a precios bajos puesto que “las grandes cadenas ya han llenado sus tiendas con artículos de la temporada de otoño”. l

Reportaje | Las rebajas de verano cierran julio con menos impacto del esperado