Dos equipos a la espera de noticias

Diego Pardo y José Carlos Martín, Chipi | VFFSF / emilio cortizas
|

Al campeonato liguero del grupo 1 de Segunda Femenina le faltaban ocho jornadas en el momento en que la propagación del coronavirus obligó a detener las competiciones. Valdetires y A Fervenza, los dos representantes de Ferrolterra en este nivel, llegaron a este punto en la tercera y sexta posición de la tabla clasificatoria, con sus respectivos objetivos bien encarrilados –la clasificación para la fase de ascenso a la máxima categoría para el primero y la permanencia para el segundo–. Pero ahora están a la espera de ver si la actividad se retoma para poder finalizar esta temporada.

Sus dos entrenadores, Diego Pardo (Valdetires) y José Carlos Martín, Chipi (A Fervenza), no son especialmente optimistas acerca de la posibilidad de que la competición re reanude. Sin embargo, mantienen un hilo de esperanza de que la pandemia se vaya resolviendo poco a poco y que, cuando sea solo un mal recuerdo, pueden volver a la actividad y finalizar la campaña. Al menos, los organismos superiores apuestan decididamente por terminar las competiciones.

Pardo: “Cada vez veo más difícil que la liga se reanude”

A medida que aumenta el tiempo sin competir, Diego Pardo ve más complicado que el campeonato liguero se reanude. “Sobre todo por el tema de las fechas”, apunta. Sin embargo, que ni siquiera se haya comentado la posibilidad de suspender la competición y que la Federación apueste decididamente por terminarlas hace tener más dudas. Por eso sus jugadoras siguen con un trabajo individual –“un plan físico parecido a los circuitos que realizamos durante los entrenamientos”, explica– para intentar mantener en lo posible su condición.

En caso de que no vuelva a haber liga, Diego Pardo cree que “lo más justo sería que esta liga no contabilizara, aunque a unos los beneficiaría y a otros los perjudicaría, y empezar a una competición nueva la siguiente temporada”. Pero si el campeonato se reanude, el entrenador del Valdetires también cree que en una competición como esta, lejos de ser profesional, compaginar los horarios para jugar partidos entre semana va a ser complicado. “No solo por tener que jugar a las 22.00 o las 23.00, sino porque tienes que estar en el pabellón una hora antes del partido, cómo va a hacer un equipo que venga de lejos... Va a ser complicado por no ser profesionales”, dice.

Chipi: “Hay asuntos más prioritarios que el deporte”

“Lo primero es la seguridad física de nuestra sociedad”, asegura Juan Carlos Martín, Chipi, antes de explicar que “hasta que veamos que la situación está más o menos controlada y que no hay ningún peligro de contagio, lo que menos me preocupa es la competición”. Por eso ve muy complicado que la competición se retome, sobre todo porque cree que “esto se va a demorar más de lo que esperábamos en un principio y hay temas mucho más prioritarios que el deporte, que es el último eslabón”. De todas maneras, por si acaso el campeonato regresa, las jugadoras que prepara siguen un plan por el cual se ejercitan cuatro días a la semana y, a mayores, hacen un par de sesiones telemáticas con el preparador físico del equipo de Ferrolterra, Noé Teijeiro..

Chipi cree que si la vuelta a la actividad se demora más allá del 1 de junio no va a haber capacidad para resolverla. Y, puesto que cualquier escenario que se plantee va a perjudicar a alguien, expone medidas intermedias para satisfacer a todos los clubes: “Buscar un play-off de ascenso rápido, que Primera División aumente su número de equipos... Pero en el Comité Nacional o en las federaciones hay gente más capacitada para decidir”, dice el técnico de A Fervenza.

Dos equipos a la espera de noticias