Una base desde la que mejorar

Míchel Alonso, entrenador del Racing, durante el partido de la semana pasada ante el Celta B JORGE MEIS
|


Al Racing no le basta con haber ganado los dos últimos partidos, salir de la zona de descenso en la que estaba y empezar a acercarse a la que clasifica para la fase de ascenso a Segunda. Por eso, a pesar de que Míchel Alonso apunta que “con puntos todo es más sencillo”, el preparador racinguista también reconoce que “todavía estamos lejos del nivel que queremos dar en muchos aspectos”. De ahí que exponga que “continuamos trabajando para mejorar como equipo, para conseguir una identidad para el grupo...”.
El técnico del equipo ferrolano detalla sus intenciones al explicar que “a nivel defensivo tenemos que ser, si cabe, un grupo más compacto”. Mientras, a nivel ofensivo comenta que, a pesar de que ya vieron algunas pinceladas de lo que el Racing puede ser (por ejemplo, el primer tanto del partido contra el Celta B, en el que una acción iniciada por el portero acabó con el balón en el fondo de la meta tras una gran combinación –“es un gol complicado de ver en cualquier categoría”, destacó Alonso–), “hay que adaptarse a lo que se tiene”. Así que, a pesar de que el preparador recuerda que “tenemos jugadores para combinar”, dice también que “tenemos que correr y ser más fuertes en otros aspectos”.

adversario
Esta evolución es la que el Racing quiere que se vea en el partido de mañana frente al Pontevedra, un rival del que Míchel Alonso destaca que “es un equipo pensado para estar arriba. Va a ser complicado y nos va a exigir mucho porque juega a un ritmo alto, tiene una gran capacidad física y calidad...”, revela el preparador antes de convenir que el cuadro granate es un reflejo de lo que es su entrenador, el exracinguista Luisito. “Si no aportas lo que hacen ellos, lo tienes complicado, puesto que en muchas situaciones te llevan hasta el límite a nivel físico”, asegura Alonso.
En vista de estos argumentos, el preparador racinguista duda sobre qué versión plantear en el terreno de juego de Pasarón. “Tenemos dos opciones: una, medirnos a ellos; otra, intentar escapar de esta situación”, pone encima de la mesa. Sea cual sea la alternativa por la que apueste, el entrenador del cuadro verde admite la importancia de dar un nivel de intensidad similar al del Pontevedra. “A partir de ahí, a ver si nos podemos imponer de otra manera, porque somos dos equipos diferentes”, asegura el entrenador de Caranza con vistas a obtener el mejor resultado posible en el partido de la séptima jornada del torneo liguero.

Una base desde la que mejorar