Los arquitectos de Ferrol y Lugo inician una etapa de colaboración

directivos de ferrol y lugo, ante la sede del colegio daniel alexandre
|

Las delegaciones de Ferrol y Lugo del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia celebraron ayer un acto de hermanamiento coincidiendo con la celebración de San Julián, patrón de la ciudad naval y fecha en la que se conmemoran también los vínculos con Lugo.

Esta decisión se basa en el afán de colaboración entre ambas delegaciones por su proximidad territorial y social, pero tiene también un matiz político, ya que se trata de poner en valor el trabajo que se desarrolla en estas sedes frente al centralismo en el Colegio. El COAG se encuentra en una difícil situación económica, como consecuencia de la cual peligran los centros de trabajo de las delegaciones, que en la actualidad son siete, una por cada ciudad gallega.

El hermanamiento de las delegaciones del COAG se hizo coincidir con San Julián

Los presidentes de Ferrol y Lugo, Xosé Manuel López Leira y Raúl Veiga, respectivamente, avanzaron ayer su interés por desarrollar actividades conjuntas para todo el territorio del norte de las provincias de A Coruña y Lugo. El responsable lucense indicó que el objetivo es también “poner de manifiesto nuestra capacidad de atender al usuario presencialmente aunando esfuerzos, porque la problemática y el modo de proceder son muy similares”. Recordó en este sentido que muchos arquitectos que trabajan en la costa de Lugo tienen incluso más relación con la delegación de Ferrol que con la suya por lo que se trata, dijo, de “teatralizar, en el buen sentido” una acción común.

 

colaboración

Miguel Reimúndez, secretario de la entidad ferrolana, indicó que en la actualidad en el Colegio se tiende a una relación radial, de la central a las delegaciones. Frente a este modo de proceder, Ferrol y Lugo abanderan la colaboración entre las diferentes sedes, “porque os arquitectos ‘residen’ nas delegacións”.

Estos responsables incidieron en que la sede coruñesa es la más grande porque el contar con las escuelas de arquitectura tiene “un efecto catalizador, todos se inscriben alí independientemente de que logo traballen noutros sitios”. López Leira, por su parte, insistió en que las delegaciones son entidades de derecho público, no organismos corporativos ni cerrados, “temos que relacionarnos co territorio, coas institucións e asociacións e tamén coa cidadanía en xeral”, apuntó.

Con el objetivo de “dar voz e certa autonomía” a esta zona, la intención de ambas sedes es unificar recursos. La delegación dispone en Lugo de todo un edificio que ahora pone a disposición de sus compañeros de Ferrol.

Los arquitectos de Ferrol y Lugo inician una etapa de colaboración