La investigación de la trama rumana comenzó en la Dirección General de Policía

Rumanos en el Juzgado
|

Las investigaciones sobre la supuesta trama de ciudadanos rumanos a los que se responsabiliza de obligar a cinco menores a mendigar en Ferrol se inició hace meses por parte de la Dirección General de la Policía en Madrid, en colaboración con la Comisaría de Ferrol-Narón. Como ya se informó ayer, los siete imputados –cinco hombres y dos mujeres– que fueron puestos a disposición judicial el viernes quedaron en libertad con cargos, a pesar de que la Fiscalía había solicitado la prórroga de los arrestos hasta el próximo martes para realizar nuevas pruebas.
No obstante, tras la comparecencia celebrada minutos antes de las nueve de la noche del viernes, la titular del Juzgado de Instrucción número 3, Margarita de Ron Cambón, acordó la puesta en libertad de los siete detenidos, a los que se imputan supuestos delitos de trata de seres humanos, corrupción de menores, pertenencia a organización criminal y contra los deberes familiares.
Resolvió, asimismo, la realización de las nuevas pruebas solicitadas por el Ministerio Fiscal, que, por ahora, se desconocen, ya que las actuaciones continúan bajo secreto, si bien está previsto que se tramiten esta misma semana.
También serán citados a declarar en el juzgado los otros trece imputados en las presentes diligencias, que habían quedado en libertad tras ser interrogados en las dependencias policiales.
Según la información recogida al respecto, las presentes diligencias partieron de la Dirección  General de Policía y cuentan ya con más de tres tomos.
En los interrogatorios, los detenidos negaron haber explotado a las supuestas víctimas, cinco menores de entre 15 y 17 años que en la actualidad están bajo la tutela de la Xunta. En este sentido, explicaron que las jóvenes estaban casadas con sus hijos, algunos de ellos de reciente mayoría de edad, a través del rito gitano, añadiendo que se habían casado enamorados, que hacen vida marital y tienen hijos. n

La investigación de la trama rumana comenzó en la Dirección General de Policía