Ferrol recuerda por primera vez a las víctimas del Holocausto

Homenaje a las víctimas del Holocausto nazi en el Ayuntamiento
|

La liberación por parte del ejército soviético del campo de concentración de Auschwitz (en Polonia), el 27 de enero de 1945, se recuerda desde 2005 como un día de homenaje a las víctimas del Holocausto. Los nazis asesinaron con una planificación metódica a más de once millones de personas pertenecientes a distintas minorías. De ellos seis millones eran judíos. El Concello de Ferrol recordó por primera vez de forma oficial esta fecha con un acto en el salón de recepciones en el que participaron varios estudiantes del IES Carvalho Calero junto con miembros de la asociación Memoria Histórica Democrática y de la corporación. Los chicos encendieron seis velas con las que se recuerda a los judíos exterminados, a los niños víctimas de esta barbarie, a los distintos colectivos (comunistas, gitanos, homosexuales, eslavos, testigos de Jehová...) asesinados, a los 9.000 republicanos españoles en los campos (la mayoría en Mauthausen y de los que murieron unos 7.000), a quienes ayudaron a salvar vidas aun poniendo en riesgo la suya y a todos los supervivientes.
En el acto participó Mario Zacercansky, que perdió a parte de su familia –a la que ya nunca conoció– en Auschwitz. Zacercansky se sumó al homenaje a todos los exterminados porque “por el humo de las chimeneas de Auschwitz salían todos juntos en la misma humareda”. Defiende con vehemencia el estudio y la reflexión sobre la historia y se preguntaba ayer qué aportaciones a la humanidad podrían haber hecho los millones de judíos asesinados. Afirma que en España es “muy difícil” hacer comprender lo que supuso el Holocausto porque “aquí no se estudia la Inquisición ni el exterminio de la República, así que mucho menos esto”. Reivindicó la apertura de fosas comunes y la recuperación de la memoria histórica.
Otro 27 de enero, pero de 1938, fusilaban a Amada García, con otras siete personas, en el castillo de San Felipe. Era una militante comunista que defendía la República. Sus asesinos esperaron a que diera a luz (fue de la cárcel al Hospital de Caridad) y 88 días después la mataron. Su caso, especialmente cruel, sirve de símbolo para recordar a todos los represaliados por el franquismo en Ferrolterra, en una placa en el castillo de San Felipe, ante el muro en el que están las marcas de las balas. Allí se hizo ayer por la tarde un homenaje institucional en el que también participaron familiares.

Ferrol recuerda por primera vez a las víctimas del Holocausto