Para Burgoa y Aracil, la anexión de Serantes marca el momento de expansión de Ferrol

Portada del nuevo libro de divulgación histórica J. Meis
|

En enero del año 1940 el hasta entonces municipio de Serantes pasaba a formar parte del de Ferrol, un cambio histórico que ahora acaba de ser puesto de relieve en el 75 aniversario de dicha unión. Los investigadores Carlos del Aracil y Juan José Burgoa acaban de publicar “Ferrol y Serantes. Setenta y cinco años de andadura en común” (Editorial Central Librera), un ensayo en el que llevan a cabo un estudio de la historia, patrimonio artístico, natural y etnográfico del territorio de Serantes.
El volumen será presentado por sus autores el próximo 6 de febrero en la capilla del Centro Cultural Torrente Ballester
A través de sus páginas, el trabajo señala las ventajas que representó esta unión de Ferrol y Serantes, que aportó una docena de parroquias con una historia propia descrita en esta publicación, igual que varios de sus valioso patrimonios como el artístico y heráldico, el numeroso natural, el religioso y los santuarios (Chamorro y Santa Comba); el arqueológico (Lobadiz) y el etnográfico (laguna de Doniños, cruceiros y molinos), entre otros. También se hace referencia a sus personajes más conocidos y la presencia de Serantes en los textos históricos.

consecuencias     
El propio Juan José Burgoa señalaba en este periódico la pasada semana: “A creación do novo concello significou unha gran ocasión para a expansión e o crecemento de Ferrol –ata entón un concello constrinxido á propia cidade de Ferrol, a vila de A Graña e a freguesía de Brión–, aínda que non se aproveitou o ben que se debera esta expansión e posiblemente non se tivo a axeitada atención desde o concello de Ferrol aos problemas da zona rural do novo territorio”.

Para Burgoa y Aracil, la anexión de Serantes marca el momento de expansión de Ferrol