Último día en la oficina para el técnico vitoriano

El preparador vitoriano estuvo al frente del entrenamiento de recuperación de ayer en Abegondo | patricia g. fraga
|

Todavía con la hiel de la derrota ante el Rayo Majadahonda en el paladar el RC Deportivo regresó a los entrenamientos ayer por la mañana a partir de las 11.00 horas, en una sesión que a la postre sería la última en la entidad blanquiazul.
Los futbolistas que fueron titulares frente a los majariegos —a excepción de Vicente Gómez— corretearon apenas por espacio de veinte minutos por la ciudad deportiva.


Los citados hombres dedicaron también unos minutos a analizar sobre el terreno de juego número II las causas y posibles consecuencias del séptimo tropiezo consecutivo en Liga del equipo.


Una sucesión de decepciones que a primera hora de la tarde derivarían en la destitución de un preparador como el vitoriano, que hizo gala de una suma profesionalidad hasta sus últimas horas en el club coruñés.


El director deportivo Carmelo del Pozo se dejó ver en las instalaciones de Abegondo, muy pendiente de su teléfono móvil, a buen seguro que en contacto directo con el Consejo de Administración de Tino Fernández, que tomaría la decisión posteriormente de acabar con la etapa de Natxo al frente del banquillo de Riazor.


Una destitución que pone fin de modo abrupto a la apuesta más firme del propio mánager general segoviano.

A dos velocidades
En lo tocante al entrenamiento en sí, presidido por las caras largas de los jugadores deportivistas, los titulares se ejercitaron a un ritmo muy inferior al de suplentes y no convocados.

Estos últimos llevaron a cabo un calentamiento dirigido por el preparador físico Julio Hernando y también un ejercicio de posesión y partidos en espacio reducido, de alta intensidad, bajo la batuta de Natxo González, en el campo de entrenamiento 3.


De este modo, la plantilla comenzó a pensar en el próximo rival de Liga, el Osasuna; y es que el nuevo entrenador de la escuadra blanquiazul vivirá toda una reválida, con un estreno en El Sadar, el campo del actual líder de Segunda.

Último día en la oficina para el técnico vitoriano