Endesa cierra el ejercicio de 2015 con un beneficio neto de 1.086 millones

As Pontes Endesa
|

La empresa energética Endesa logró cerrar el ejercicio de 2015 con un beneficio neto de 1.086 millones de euros, lo que representa un crecimiento porcentual de 15,6 puntos con respecto a la cuenta de resultados del año anterior después de impuestos, según dio a conocer ayer la compañía.
El resultado bruto de explotación (EBITDA) –antes de impuestos– bajó sin embargo, un 1,7 por ciento en el mismo periodo como consecuencia de la normalización de los márgenes de negocios de la firma y las provisiones destinadas al nuevo proceso de optimización del cuadro de personal.  Es necesario no obstante tener en cuenta que los 3.337 millones de 2014 incluían la plusvalía neta de la venta del negocio en Latinoamérica a la multinacional italiana Enel, que representó una aportación a la española de 1.764 millones, además de otros 623 generados por dicha explotación hasta la fecha en la que se materializó la operación de venta.
Las cifras, tanto en resultados netos como en brutos mejoran las perspectivas de la propia empresa, lo que esta entiende como una prueba de la “capacidad de Endesa no solo de cumplir con sus compromisos financieros sino incluso de superarlos”, destacó ayer a través de un comunicado público.
Contribuyeron asimismo a los buenos resultados los mayores costes en la compra de electricidad se han visto compensador con un mayor precio de venta subyacente a los clientes del mercado liberalizado con la venta de los European Union Allowances, obtenidos tras el intercambio de los Emission Reduction Units y el Certified Emission Reductions, a los que se suma un plan de reducción de costes.
El resultado de explotación tras mejora por lo tanto en un 8,6 por ciento, hasta situarse en los 1.598 millones de euros. Esto es debido, principalmente, a la “reducción en las amortizaciones por el alargamiento de la vida útil de las centrales nucleares y de ciclo combinados” desde octubre de 2014, entre las que se encuentra, en el caso de las últimas, la que empresa posee en As Pontes de García Rodríguez.
Por otro lado, la deuda financiera neta de la compañía se situó en 4.323 millones de euros el pasado año, lo que representa un descenso de 1.097 millones de euros con respecto a la existente al cierre del ejercicio económico de 2014. El descenso se atribuye en gran medida a la positiva evolución del cash flow operativo.
Los buenos resultados se harán notar en el reparto de dividendos entre los accionistas, que ahora recibirán un 35 por ciento más de lo percibido en 2014.
En este sentido, José Bogas, consejero delegado de Endesa, considera que en 2015 “se ha vuelto a conseguir un reto muy importante en un entorno de incertidumbre”

Endesa cierra el ejercicio de 2015 con un beneficio neto de 1.086 millones