Los grupos critican el escaso margen para estudiar los presupuestos de 2018

Un momento de la Xunta de Voceiros celebrada ayer por la mañana en el Concello
|

Los grupos municipales quisieron valorar ayer, tras la Xunta de Voceiros mantenida a las once de la mañana, la presentación del proyecto de presupuestos para este año realizada el miércoles por el alcalde, Jorge Suárez, y casi todo coincidieron en el escaso margen para presentar propuestas y alegaciones.

La portavoz popular, Martina Aneiros, pidió al regidor un plazo “razonable” para poder estudiar y mejorar el borrador “si Suárez tiene voluntad negociadora y de buscar consenso; “no es razonable que nos de tres días cuando llevamos tres años esperando”, indicó. Aneiros recordó que durante el mandato del PP se daba un plazo mínimo de una semana, lo mismo que ahora reclaman a este gobierno local.

Aneiros, además, aseguró que sería adecuado tener definido cuál es el importe correspondiente al superávit –Suárez indicó ayer que se estima que sea más del 60% de los casi nueve millones que hay de excedente, algo que se determinará con la llegada de un nuevo interventor–, debido a que “debería ser un tema que se debatiera conjuntamente para saber el importe global de la inversión que se puede acometer y distribuirla correctamente”.
El grupo municipal socialista coincidió en estos dos puntos con los populares, asegurando, por un lado que no es “serio” que se de plazo hasta el lunes –día en el que se someterá a comisión la propuesta de cuentas– para hacer alegaciones “para que lle de tempo ao alcalde á eventual cuestión de confianza” y, por otro, que sería bueno debatir el superávit “para garantir que existan inversións na cidade consencuadas polos grupos”.

Su portavoz, Beatriz Sestayo, cualificó los presupuestos como “decepcionantes” debido a que no contienen ninguna de las soluciones a los problemas cruciales de Ferrol, lo que demuestra “que este goberno quere irse sen facer ningún proxecto da cidade”. Además, la socialista indicó que las cuentas olvidan inversiones aprobadas por unanimidad como el la reforma del mercado de Caranza o la pista polideportiva de Mandiá y, en cambio, “sí figura a praza de Armas sobre a que existe tanta polémica, polo tanto non parece que sexa a intención do goberno a búsqueda de consenso”, aseguró.

La portavoz de Ciudadanos, Ana Rodríguez Masafret, aseguró que “las intenciones de este gobierno son claras, no les interesa escuchar aportaciones ni dialogar con ningún grupo municipal y solo tienen en mente ligar estos presupuestos a una moción de confianza”, en relación al escaso margen dado a los grupos y, aunque aseguró que es prematuro dar una valoración real sobre las cuentas presentadas, quiso señalar que “hay una vinculación con la supresión del párking de la plaza de Armas y su reforma” con la que el partido naranja discrepa. “Estos presupuestos necesitan una mayor implicación para impulsar el medio rural, que siempre son los grandes olvidados y tienen grandes deficiencias como es el caso del saneamiento o el transporte”, añadió Rodríguez Masafret.
La concejala no adscrita, Esther Leira, que también estuvo presente en la Xunta de Voceiros, no entró a valorar el contenido del borrador debido a que aún lo acababa de recibir, pero sí quiso criticar las formas en las que fue presentado debido a que “non plantexa ningún tipo de negociación, por máis que se repita o contrario”. Leira valoró de forma negativa “a folla de ruta elixida polo goberno con prazos inamovibles; o que se busca é a situación límite algo que me parece moi triste”, aseguró la concejala.

Rescate de Emafesa
Por su parte, el representante local del BNG, Iván Rivas, aseguró que el hecho de que se den tres días para hacer aportaciones es algo “anécdotico” dentro de la importancia que tiene que “o alcalde decide gastar o diñeiro en rescatar Emafesa; a realidade é que estes orzamentos esconden moitas mentiras”, aseguró Rivas. Como ejemplo a esta afirmación, el nacionalista hizo referencia al superávit que contemplan las cuentas municipales para 2018 de dos millones de euros, algo que “non ten sentido e que teñen como destino resolver a situación económica de Emafesa a costa de non desenvolver os investimentos urxentes, por iso creo que estes orzamentos son un timo e que esconden unha ideoloxía reaccionaria que queda patente non só neste feito, senón na evidencia de que o 55% do gasto está destinado ao capítulo II que recolle as contratacións de empresas externas”, explicó.

Los grupos critican el escaso margen para estudiar los presupuestos de 2018