Una rotura de ligamentos obliga a parar a Belén Toimil

Belén Toimil se pasará seis meses en el dique seco
|

Ha sido todo tan rápido que todavía no se ha hecho “a la idea” de lo que se le viene encima. El pasado 17 de septiembre, Belén Tomil sintió un dolor en la rodilla izquierda durante una sesión de entrenamiento y esta misma semana una resonancia magnética confirmó el peor de los diagnósticos: una rotura del ligamento cruzado anterior que le obligará a pasar por el quirófano y afrontar una larga recuperación antes de regresar al tartán.

Como suele suceder en estos casos, la acción en la que se produjo la lesión no parecía revestir tal gravedad. “Fue en la última serie de vallas, durante un entrenamiento –la atleta se prepara en el Centro de Alto Rendimiento de Lanzamientos , en León–. Después del primer paso tras caer en un salto noté que la pierna se me quedaba clavada”, recuerda Toimil. “Me dolió, pero se fue pasando y estuve haciendo vida normal. Pensé que era un esguince o algo así”, explica la lanzadora de peso. 

Para conocer el verdadero alcance de la dolencia se sometió a una ecografía primero y a una resonancia magnética después. Fue en esta última la que reveló esa rotura de ligamento, la primera lesión grave que sufre en su carrera deportiva Belén Toimil, que ha decidido someterse a una operación para solventar el problema. Bien es cierto que podría optar por un tratamiento más conservador, pero todos los profesionales médicos a los que ha consultado han coincidido que reparar el ligamento en el quirófano es lo mejor teniendo en cuenta su actividad como lanzadora de peso, porque “necesito la pierna izquierda bien para bloquear en el lanzamiento”, explica.

Por el momento, la atleta mugardesa está en trámites con la Federación Española para programar esta intervención quirúrgica tras la que deberá realizar una larga recuperación que los doctores cifran en torno a los seis meses. “Sé que va a ser muy duro, que va a ser largo y doloroso, pero todo el mundo me dice que una vez que me recupere quedará perfecto”, confía. Mentalmente se ve fuerte para afrontarlo y poder regresar a tiempo de aprovechar la temporada al aire libre, que este año arrancará más tarde, en mayo: “Espero estar bien para el Nacional, que es en agosto”, vaticina Belén Toimil, que mentalmente se siente fuerte y espera seguir así :“Me encontraba bien, sabía que iba a ser un año largo, que ir al Mundial estaba complicado y que tenía mucho trabajo por delante, pero la verdad es que esto me rompe los esquemas y aún lo estoy asimilando”.

Ahora, su máximo deseo es someterse cuanto antes a esa operación para iniciar la recuperación. Un proceso en el que quiere tener un papel activo y que espera que le sirva también para “fortalecer otras partes” y volver al foso más fuerte que nunca

Una rotura de ligamentos obliga a parar a Belén Toimil