Las nuevas peatonalizaciones tomarán como base el modelo de la calle Real

las nuevas calles peatonales estarán abiertas al tráfico hasta que se determine el horario daniel alexandre
|

El anuncio de peatonalización de la calle Pardo Bajo y de parte de María –entre Tierra y Concepción Arenal– y Magdalena –de Rubalcava a Tierra– suscita dudas en determinados colectivos que coinciden en criticar que no han sido consultados para tomar una decisión que consideran sorpresiva y en cierto modo improvisada. La propia Asociación de Hostaleiros, que prefiere esperar a la anunciada reunión con el Concello para fijar horarios y condiciones de uso de las terrazas antes de pronunciarse, adelanta que se enteraron de la decisión del gobierno después de adoptada, al igual que ocurrió con la Asociación de Vecinos de Ferrol Centro o con el Centro Comercial Aberto Ferrol-A Magdalena.
El concejal de Economía, Alejandro Langtry, no comparte estas críticas y tiene otra visión de la situación, para la que toma como punto de partida el hecho de que desde hace 20 años se está avanzando en la peatonalización de todo el centro de la ciudad y, por lo tanto, la medida tomada el pasado lunes “no es ninguna novedad”. Sí lo es, puntualiza, el hecho de que “por primera vez” a la hora de cerrar al tráfico determinados viales se tendrá en cuenta la necesidad de conjugar los intereses de hosteleros, comerciantes y vecinos. El cómo, sin embargo, está pendiente de esa reunión que se celebrará entre hoy y mañana, dijo el edil.
En cualquier caso, la intención del gobierno local es tomar como modelo –aunque no será exactamente igual, precisó Langtry– la peatonalización de la calle Real. Es decir, las terrazas de hostelería solo podrán funcionar en un determinado horario pendiente de fijar. Pero además, se tendrán en cuenta las necesidades de espacios de carga y descarga para favorecer al sector del comercio y se permitirá a los residentes acceder con sus vehículos para descargar pasajeros y mercancías. En este sentido, el concejal –que puso como aval de la decisión del gobierno la “multitud de peticiones y apoyos recibidos” desde diferentes colectivos tras la experiencia de peatonalización de los meses de verano– se refirió a la “flexibilidad” con que se aplicará la peatonalización para compatibilizar los intereses de los tres sectores implicados, de forma que puedan “disfrutar en igualdad de condiciones de las calles peatonales”. “Hasta ahora se peatonalizaba y solo los que colocaban terrazas se beneficiaban”, señaló Langtry, “y ahora se le da la vuelta para que también se contemplen las cargas y descargas o el derecho de paso de los residentes, porque en todas las ciudades con casco histórico los vecinos tienen ventajas y se trata de que la gente desee venir a vivir al centro”.

Hosteleros, comerciantes y vecinos critican  que no se les haya consultado


El responsable municipal de Economía tomó como referencia los últimos meses a la hora de descartar problemas en el cierre al tráfico de Pardo Bajo, María y Magdalena. Aseguró que no se produjeron ni en lo relacionado con el tráfico ni con el aparcamiento, por lo que el gobierno acordó “seguir avanzando en la peatonalización, tal y como se decidió hace ya años y como ratifica el proyecto de supermanzanas”.
Langtry rechazó también las consideraciones en el sentido de que pueden plantearse agravios comparativos con locales de hostelería que, por el carácter de vial abierto al tráfico de su emplazamiento, no pueden colocar terrazas. El edil insistió en que “todo el mundo sabe” que los planes municipales pasan por “peatonalizar toda la tableta”, de modo que quienes compran, alquilan o adecúan locales de hostelería están informados desde hace tiempo de qué calles se cerrarán al tráfico “antes o después” y cuáles no.
La Asociación de Hostaleiros reconoce que en la calle Pardo Bajo la petición de peatonalización es una constante desde hace al menos diez años, pero son más cautos a la hora de valorar la situación en que quedan María y Magdalena, por lo que prefieren aguardar a la reunión con Langtry para ver las condiciones en que se hará el cierre al tráfico.
También la Asociación de Vecinos de Ferrol Centro espera a la jornada de hoy para pronunciarse oficialmente –ayer estaba prevista una reunión de la directiva para abordar este asunto–, si bien su presidenta, Antonia Núñez, expresó ya su opinión de que “va a perjudicar más que ayudar”,  sobre todo por la situación del comercio.
Y precisamente desde este sector, el presidente del Centro Comercial, Cristóbal García Nores se mostró especialmente crítico con una decisión a la que la entidad se opone frontalmente.  Si bien comparten la oportunidad de cerrar Pardo Bajo y parte de María y Magdalena estacionalmente, consideran que el gobierno se equivoca en la decisión de convertir esta medida en permanente. “Ahora lo ven (el gobierno) con los ojos del verano: las terrazas, los turistas, las calles llenas, el buen tiempo,... pero ¿qué ocurirá cuando en noviembre o en diciembre esté diluviando?”, se preguntó García Nores. El presidente de los comerciantes del centro –que lamenta que se haya consultado a la entidad para ampliar los permisos de terrazas a la primera quincena de diciembre y no para tomar la medida definitiva– considera que hay calles que ya están peatonalizadas y en las que todavía no hay mobiliario urbano adecuado, una cuestión que, a su juicio, habría que resolver antes de acometer nuevos cierres de viales. Y lo mismo ocurre con la falta de un plan de aparcamiento –criticó que “no hay ORA y la zona azul no se vigila”– otro tema prioritario para la asociación.
“Un gobierno debe estar para solucionar problemas, no para generarlos”, insistió García Nores, que  aventuró que la medida puede provocar enfrentamientos entre el propio colectivo de hosteleros o con los comerciantes. “No es justo que se pague un alquiler de un local en función de los servicios de la zona y de repente cambie la situación”, argumenta.

Las nuevas peatonalizaciones tomarán como base el modelo de la calle Real