Un centenar de personas muestran su apoyo al colectivo de refugiados

|

Ferrol, como muchas otras ciudades gallegas, acogió ayer un acto de apoyo a las personas refugiadas. La manifestación, organizada por la Rede Galega de Apoio ás Persoas Refuxiadas y convocada por la plataforma comarcal de Ferrolterra, partió de las inmediaciones del edificio de la Xunta de Galicia para terminar en la plaza de la Constitución, tras un recorrido por las calles del centro.
La portavoz del colectivo, Susana Alaniz, destacó que con este acto se pretendía, por un lado, conmemorar el Día Internacional del Refugiado, que se celebra hoy, y, por otro, mostrar el rechazo al tratado de la Unión Europea con Turquía y a que “los países no asuman su cuota de refugiados asignada pudiendo hacerlo perfectamente”.
Con consignas como “Todos somos refugiados”, “Ferrol, cidade de acollida” o “Ningunha persoa é ilegal”, más de un centerar de personas, entre los que se encontraban representantes del PSOE, BNG, EU o Cerna y de distintos sindicatos, mostraron el apoyo a las personas que tienen que abandonar sus países, pediendo, muchos de ellos, la vida en ello.
Alaniz  explicó que “cada país tiene una cuota de dinero para asilar personas y hay un fondo europeo de tres millones de euros, que durante años se ha estado guardando y utilizando para cosas que no tienen nada que ver con los refugiados”. Por eso, “las excusas que se ponen para no traer a personas refugiadas no tienen ningún sentido”.
También recordó que ciudades como Ferrol se han ofrecido como lugar de acogida de los refugiados y pese a esto, el Gobierno no ha traído a ningún afectado a la ciudad naval.

peticiones
La red de apoyo a las personas refugiadas exige a la Unión Europea un cambio de las políticas de migración y asilo para “poner en el centro a las personas y a sus derechos”, así como el cumplimiento de la legalidad europea e internacional.
También reclaman que se retire el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, que se habiliten vías legales y seguras para los refugiados y que se garantice una acogida digna, con fondos específicos, suficientes y sostenidos en el tiempo.
Estas reclamaciones se hicieron públicas con la lectura de un manifiesto en la plaza de la Constitución, consensuado por diferentes entidades políticas y sindicales denunciando la crisis humanitaria que afecta a las personas que buscan asilo en la Unión Europea.

Un centenar de personas muestran su apoyo al colectivo de refugiados