Reportaje | Urbanizaciones completas sin estrenar en la ciudad y en estado de ruina

|

Comprar un chalé con zonas ajardinadas, que permitirían disfrutar a las familias con hijos, cerca de un centro comercial y a poca distancia del centro de la ciudad puede convertirse en una pesadilla si la constructora no responde a las expectativas
Esta situación la conocen bien los residentes en la urbanización Ciudad Jardín, a escasos metros de Parque Ferrol, que lejos de disfrutar de sus viviendas tienen que convivir con una mayoría de casas sin vender, que son pasto de la maleza y que han sido destrozadas por completo, con robo de todo aquello que podía tener alguna utilidad –cables, tubos, puertas...– y ocupaciones ilegales que dejan sus huellas en sillones y colchones quemados, rotos y acompañados de jeringuillas, papelinas y kilos de basura. No solo las familias que compraron en su día un chalé para disfrutar de la compatibilidad de la ciudad y el campo sufren esta situación, sino que los jóvenes que residen en uno de estos inmuebles –que gestiona Dignidad y tutela la Xunta– son testigos de las malas prácticas de toxicómanos que han hecho de esta zona uno de sus refugios.
Este no es el único caso de viviendas nuevas sin residentes que están en un estado lamentable. En Catabois, próximos al Arquitecto Marcide, se levantan varios edificios de una urbanización de viviendas que viven idéntica situación, El abandono y los robos ha hecho que nada de lo construido haya tenido sentido, ya que nunca podrá se utilizado.
En A Cabana, el paraíso de disfrutar de un chalé a caballo entre lo urbano y lo rural se convierte en pesadilla viendo la urbanización de chalés adosados que nunca llegaron a ser ocupados. Tarimas a medio montar, sacos todavía con material y cristales rotos son la huella de lo que dejó la crisis de la construcción.
En Canido, la urbanización de Albantur sigue una senda similar, que los propietarios, que no pueden ocupar las casas, se resisten a que se convierta en pasto del vandalismo. l

Reportaje | Urbanizaciones completas sin estrenar en la ciudad y en estado de ruina