Una a puesta por la continuidad

A Malata empieza el primer entrenamiento del equipo del rugby Ferrol
|

Ascender. Esa es la meta con la que el Rugby Ferrol inicia mañana la campaña –A Malata, 16.00 horas– ante el Pontevedra y, para conseguirlo, lleva ya meses trabajando en aras de afianzar un proyecto que se puso en marcha al comienzo del pasado ejercicio y al que ahora pretende dar continuidad. 
Los departamentales, que el año pasado ya disputaron la fase de ascenso, aspiran a repetir y mejorar ese logro, lo que les ha llevado a reforzar su plantilla en busca de un salto de calidad que los sitúe en una posición de privilegio entre la elite autonómica. Tres jugadores extranjeros y otros tres ferrolanos que retornan al equipo son las grandes novedades en la formación que dirigirá un año más Paco Usero.
Max Alderson, un inglés que militó en la primera nacional de su país en las filas del Hull fue el primero en arribar y, tras él, lo hicieron los australianos Josh Sippel –medio apertura– y Russell Thompson –zaguero–. Su incorporación ha tenido repercusiones casi inmediatas en el nivel, calidad e intensidad de los entrenamientos. Junto con ellos, los locales Mauro Ponte –un central procedente de La Calzada de Gijón–, Ale Díaz-Pache –medio melé llegado del Crat– y Miguel Martínez –talonador que viene del Pontevedra– regresan a una formación ferrolana que, tal y como reconoce su técnico, ha ganado, sobre todo, en ritmo. “Y eso, como en cualquier deporte colectivo, es lo que marca las diferencias”, insiste Usero, que contará también con el regreso a los campos de Nicolás López.
El objetivo, completar una liga regular satisfactoria, en la que a priori Ourense parece el adversario más fuerte, y llegar con intensidad y garantías a la promoción de ascenso.
Contar con estas nuevas incorporaciones ha repercutido en el presupuesto del club que, en tiempos de crisis, ha tenido que tirar de ingenio para completarlo. La aportación institucional, ligeramente superior, ha ayudado a ello, pero sobre todo la financiación a través de micromecenazgos –el tan de moda crowfunding–, es decir, pequeñas aportaciones de negocios y empresas de la ciudad. También de amigos, familiares y aficionados, que han ido sumando, poco a poco, para cuadrar los números en una campaña en la que, además, el club, como el resto de las entidades gallegas, ha visto como se incrementaban considerablemente la cuantía de las fichas federativas, lo que casi aborta la competición. 

Base
Reforzar las opciones de la escuadra senior del club es solo una de las vertientes de un plan de acción en el que fomentar el trabajo con las categorías de base es el otro gran pilar. En el proyecto a medio plazo –tres años– que se han fijado los rectores del Rugby Ferrol figura contar con equipos en todas las categorías de iniciación. Por ahora, el aumento de estas fichas ha sido notable y, de hecho, al equipo sub 16 que ya  tenía la pasada liga, puede sumarse en esta otro sub 14.
Además, se ha llegado a un acuerdo de colaboración con el Zalaeta de tal forma que algunas de las jóvenes promesas de la entidad, que no disfrutarían de todos los minutos necesarios en este equipo para completar su formación, podrán seguir creciendo como deportistas en el seno de la entidad herculina sin desvincularse del club.

Una a puesta por la continuidad