Este mes se pasan al cobro los primeros recibos de la nueva tasa de saneamiento

obras colector depuradora zona Jofre
|

Los ferrolanos comenzarán a pagar este mes la nueva tasa de saneamiento. Los recibos son los correspondientes al período comprendido entre septiembre, cuando empezaron a conectarse a la depuradora las primeras viviendas, y diciembre, aunque a partir de 2015 se pasarán al cobro semestralmente, según el acuerdo adoptado por el pleno.
Según informó el concejal de Economía, Alejandro Langtry, el importe medio de estos primeros recibos es de 22,02 euros, lo que supone que anualmente la tasa que deberán abonar las familias será de 66 euros, los resultantes de multiplicar este importe por los tres cuatrimestres que tiene el año.
La mayoría de los abonados deberán pagar entre esta cifra y 76 euros, ya que la tasa está vinculada al consumo de agua. De hecho, la cuantía se calcula con una cuota fija de 2,52 euros mensuales más una variable de 0,3826 por metro cúbico. En el caso de las industrias la parte fija oscilará entre los 4,25 y los 448,77 euros en función de la actividad; la Autoridad Portuaria pagará 898,68 euros; el comercio 2,31 –más barato que el uso doméstico– y las obras 22,58 en el caso de edificios y 1,94 para viviendas unifamiliares.

"solidaridad"
Aunque de momento solo están conectados a la depuradora edificios de Ferrol Vello, Canido y parte del barrio de A Magdalena, la mayoría de los ferrolanos tendrán que pagar por este servicio. Se trata, dijo Langtry, de una cuestión de “solidaridad” ya que el resto de las zonas de la ciudad se irán incorporando paulatinamente al nuevo sistema.
No obstante, precisamente el hecho de que buena parte de los vecinos tengan que pagar por un servicio que no reciben fue muy cuestionado tanto por los grupos de la oposición, que rechazó de plano el sistema de gestión, como por algunas entidades vecinales, que están recogiendo firmas contra la nueva tasa.

cuatro mil exenciones
De los 30.658 abonados que tiene la empresa municipal de Aguas Emafesa solo están exentos del pago de esta tasa alrededor de cuatro mil, los que viven en la zona rural (A Cabanas, A Graña, Valón, San Felipe, San Cristóbal, Cariño, Confurco, Doniños, San Xurxo-A Mariña, O Pieiro y Covas-Esmelle) y en el entorno de la cuenca del río da Sardiña y Mandiá, ya que el proyecto de saneamiento en marcha no contempla la conexión de estas viviendas con la EDAR.
Según la ordenanza en vigor, que fue aprobada el pasado mes de agosto con los únicos votos del Partido Popular e Independientes por Ferrol, tampoco pagarán el saneamiento los edificios en los que no hay consumo de agua, y a estas exenciones hay que sumar las bonificaciones establecidas en la normativa para familias con dificultades económicas.
Esto significa que los ingresos anuales que percibirá el Concello por el nuevo tributo rondan los 1.800.000 euros, una cantidad que se destinará a sufragar los gastos de gestión de la depuración, encomendados por la Xunta al Ayuntamiento y por este a Emafesa en contra del criterio de la oposición. En concreto, la empresa de aguas tendrá que hacer frente al mantenimiento y explotación de la depuradora de Cabo Prioriño y del emisario submarino, así como a los costes derivados del funcionamiento de la estación de bombeo de A Malata, el emisario terrestre de Brión, el submarino de A Malata y el colector-interceptor con sus bombeos intermedios, tanques de tormentas y alivios.
Buena parte de estas instalaciones, sin embargo, todavía no están concluidas.
El horizonte de las obras de saneamiento se fija en finales de 2015 para tener ejecutado el proyecto en su totalidad, pero la tasa empieza a cobrarse con solo un 19% de las viviendas conectadas.

Este mes se pasan al cobro los primeros recibos de la nueva tasa de saneamiento