El compromiso de Montoro se concreta a las puertas de la campaña en un BAM

O presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acompañado do conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, manterá un encontro co presidente da SEPI, Ramón Aguirre, e co alcalde de Ferrol, José
|

El encargo de un buque “en almacén” que anunció el ministro Cristóbal Montoro hace más de dos meses para Navantia se concretó ayer, en la víspera del inicio de la campaña electoral para las europeas del 25 de mayo, en un Buque de Acción Marítima que proporciona una carga de trabajo prácticamente idéntica a la del flotel. En Santiago, donde en su momento también se anunció el contrato con Pemex a las puertas de los comicios autonómicos, el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, informó de que se van a hacer dos BAM, uno en Ferrol y otro en Cádiz, que costarán cada uno de ellos 200 millones y proporcionarán a cada astillero 1,1 millones de horas de trabajo repartidas en 30 meses.
El esperado anuncio llegó después de una reunión en la que estuvieron el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, y el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey. En la posterior rueda de prensa Aguirre puso el acento en la importancia de que la Armada Española vuelva a hacer encargos a Navantia tras ocho años, retomando un camino en el que “habrá futuros anuncios”. Subrayó también que este proyecto viene a sumarse a otros, dijo, poco “publicitados” como el LHD para Turquía y la transformación del “Monforte de Lemos” de la naviera de Fernández Tapias. Junto con el flotel de Pemex, señaló, son “cuatro grandes operaciones” que suman una inversión de 400 millones de euros.  
Aguirre apuntó que reparaciones en la ría ya trabaja al 98% de su capacidad y que con el BAM el área de nuevas construcciones alcanzará “un altísimo grado de ocupación”. El responsable de la SEPI aseguró que llevan seis meses trabajando para concretar el encargo y que Defensa y Hacienda ya han alcanzado la conformidad presupuestaria. Queda la aprobación del Consejo de Ministros y otros trámites, pero el comienzo de la obra “podría ser después del verano”, aseguró.
“Podríamos estar empleando a 500 personas”, declaró Aguirre al ser preguntado sobre el empleo que generará este encargo que, según aseguró, repercutirá también en la industria auxiliar –citó a Indra, Sainsel y Navalips como ejemplo–. Aclaró, para finalizar y de nuevo a preguntas de los periodistas, que este BAM es el “barco gris” del que se venía hablando.
El presidente Núñez Feijóo agradeció especialmente la decisión de Rajoy en este asunto, en el que dijo que fue sensible a la expresa petición de la Xunta, y consideró que la construcción del BAM y los 200 millones de inversión que representa es “un alivio importante para a situación que está vivindo o sector público naval da ría de Ferrol”. En el acto estuvo presente también José Manuel Rey Varela que ayer se declaró “un alcalde agradecido”, igual que en otros momentos fue “esixente na defensa dos intereses da cidade”.

comités
Los comités de empresa de Navantia en Ferrol y Fene consideraron el BAM “unha boa nova”, aunque a través de su portavoz, Ignacio Naveiras, expresaron sus suspicacias por el hecho de que llegue en víspera de elecciones y sin fecha concreta de inicio. Como sucedió en su día tras el anuncio del flotel, la parte social hizo sus propias cuentas y puntualizó que se trata de un encargo que dará trabajo a una media de 260 trabajadores. Son 1,1 millones de horas repartidas en 30 meses, es decir, menos de medio millón al año, que se divide entre la jornada anual de 1.700 horas de cada empleado de Navantia.
Naveiras consideró “de sinvergüenzas”, al margen de esas cifras, que si había una solución para la situación del naval “se deixase correr o tempo ata este momento sen ter en conta o drama de milleiros de traballadores desta comarca”. El comité mantiene en principio la movilización de hoy –la plantilla saldrá a las 10.30 y se dirigirá a Hacienda– y espera reunirse con la dirección de Navantia, dejando claro que siguen vigentes la demanda del dique flotante y la sexta fragata.
Además, Naveiras apuntó que “temos unhas limitacións de plantilla que hai que facer caer”, en referencia al techo de trabajadores incluido en los acuerdos de 2005 firmados “polo Goberno e a espaldas dos sindicatos”, y apostó por dar la batalla por la renovación de los recursos humanos del grupo público y por la especialización de los centros. “Temos unha configuración da empresa na que calquera encargo dá ocupación ás auxiliares; aínda cunha gran parte da plantilla propia en subactividade, temos como mínimo unha sucontratación de 500 ou 600 persoas de auxiliares no grupo”, explicó.

oposición
El Consello Local de EU fue el primero en reaccionar al anuncio calificándolo de buena noticia pero lamentando que este tipo de anuncios invariablemente se hagan en período electoral. “Máis alá de fogos de artificio e xogos florais en campaña electoral, o que o naval precisa é ser considerado como sector estratéxico”, así como inversión en I+D+i, levantamiento del veto y la construcción del dique.
Los socialistas Paloma Rodríguez, Beatriz Sestayo, Javier Losada y Gómez Besteiro difundieron ayer diferentes comunicados sobre el asunto, en los que criticaron el anuncio por electoralista y apuntaron que no soluciona los problemas del naval ferrolano ni servirá para crear “un só posto de traballo” en una ciudad, recordó Sestayo, “que é a de máis paro de Galicia”. La ferrolana presentó ayer una pregunta al gobierno de la Xunta solicitando su valoración a la situación del tejido industrial de la zona.
Por su parte, el Sector Crítico de CCOO, consideró que este tipo de buques pequeños “non son garantía de futuro senón un parche” y apostó por continuar movilizándose.

El compromiso de Montoro se concreta a las puertas de la campaña en un BAM