La cara más desconocida de los Beatles, en Ámsterdam

Un total de 130 imágenes de los Beatles se exhiben en Amsterdam por última vez | EFE
|

Sobre un centenar de fotografías íntimas de los Beatles, que muestran la cara más desconocida de la banda, capturadas por su fotógrafo privado, el británico Robert Whitaker, se exhiben en Ámsterdam desde ayer por primera y quizá última vez, debido a que pronto serán vendidas. 

Las imágenes de Whitaker, conocido como “el quinto Beatle”, habían sido guardadas a buen recaudo por su hijo Ben y su viejo amigo Ivo de Lange para honrar su memoria.

“Él tenía acceso a los Beatles de una manera mucho más personal que la del resto de fotógrafos, que solo podían hacer fotos en escena para usarlas en un álbum o una portada. Él los tenía delante en la habitación de hotel y detrás del escenario. Debe haber sido muy emocionante”, explicó su hijo, Ben Whitaker.

Esta es la colección privada de los Beatles más grande del mundo y es propiedad de Marc de Lange, dueño de la galería IQ de Zwolle (Holanda) pero también amigo y cliente de Whitaker padre (1939-2011), de quién adquirió -durante su estancia en Londres- una serie completa de fotos titulada “La cara oculta de los Beatles”, tomadas entre 1964 y 1966.

Estas 130 imágenes de John, Paul, George y Ringo se encuentran ahora a la venta y esta exhibición es la última oportunidad de admirarlas. Estarán expuestas hasta el 17 de marzo en la galería del Art’otel de Ámsterdam, mítico hotel situado delante de la Estación Central de la ciudad.

El coleccionista no ha colgado etiqueta de precio en cada una de las fotos porque su esperanza es que alguien compre la serie al completo para que permanezca intacta. Hace diez años, Whitaker, también retratista de Dalí, calculó que la colección tenía un valor de 1,2 millones de euros.

Las fotografías que hizo no son las habituales de la banda con el micrófono, son retratos de los miembros de la banda en el día a día, posando, mirando a cámara, e incluso tomas artísticas en las que reina la improvisación.

La cara más desconocida de los Beatles, en Ámsterdam