El juez archiva la denuncia del sindicalista de la CIG que denunció maltratos

foto de archivo de morán llordén en su despacho jorge meis
|

El Juzgado de Instrucción número tres de Ferrol ha desestimado la denuncia por un posible delito de malos tratos y torturas en comisaría que había presentado el secretario comarcal de la CIG, Xesús López Pintos, tras su detención el 4 de octubre durante una protesta de trabajadores ante las puertas del hotel de campaña del PP ferrolano.

El magistrado Alejandro Morán Llordén ha dictado un auto, que califica de "presuntivamente ilegal" la concentración en la que participaba Pintos y que "mediante violencia" pretendía impedir a una formación política (PP) que celebrase sus actos de campaña electoral.

El juez entiende que la detención del sindicalista fue legítima y señala que varios agentes de la Policía Nacional resultaron heridos en la carga mientras que las "lesiones leves" que acreditó Pintos "no revisten carácter de infracción legal al tratarse de un uso legítimo de la fuerza pública".

El sindicalista aseguró haber recibido varios puñetazos y porrazos en las piernas pero el juez argumenta que "el médico forense no apreció ninguna señal de golpes adicionales ni marcas de ninguna clase" y considera que el relato de las torturas "carece de verosimilitud".

La CIG ha anunciado hoy que presentará un recurso de apelación contra el auto judicial que archiva provisionalmente la demanda de Pintos.

Los hechos ocurrieron la noche del 4 al 5 de octubre durante una protesta de trabajadores de Navantia y Poligal ante la puerta del hotel ferrolano donde el PP celebraba la tradicional pegada de carteles de las últimas elecciones autonómicas.

La concentración terminó con una carga policial y con los cargos del PP local saliendo del establecimiento por la puerta trasera escoltado por agentes de la policía local y nacional.

Xesús Anxo López Pintos fue detenido y pasó la noche en comisaría ferrolana de la Avenida de Vigo.

Salió en libertad con cargos la mañana siguiente y presentaba una herida abierta en la cabeza por la que recibió asistencia médica.

Denunció que había sido víctima de malos tratos durante la noche que pasó en el calabozo y que había sigo golpeado con violencia "de forma injustificada" por un agente.

El 16 de octubre, López Pintos interpuso en el juzgado una demanda de 15 páginas que el juez ha archivado.

Por su parte, la dirección del PP ferrolano también interpuso otra demanda por un posible delito electoral

El juez archiva la denuncia del sindicalista de la CIG que denunció maltratos