Rafa García encuentra poco a poco su sitio en el Racing

|

Entre la situación en la que se encontraba el Racing cuando llegó Rafa García –era décimo en la clasificación, con tan solo cinco puntos de distancia con respecto a las posiciones de peligro— y la que disfruta ahora –sexto en la tabla, dentro de la zona que da acceso a la próxima edición de la Copa del Rey y a ocho puntos de la que mete en la fase de ascenso– hay una gran diferencia. “Cuando vine, la prioridad era alejarse de los puestos de abajo; ahora hay que ser ambicioso, amarrar la Copa del Rey y tener la esperanza de llegar a las últimas jornadas con esperanzas de jugar el play-off... aunque sabemos que es muy difícil”, recuerda el jugador.
De todas maneras el futbolista, que se ha aupado a la titularidad en los dos últimos partidos, no cree que su presencia sea la clave de estos resultados positivos. “Es casualidad”, concede. Lo que no es casualidad es la mejoría que, a nivel personal, ha experimentado en las últimas semanas. Después de una temporada irregular, en la que solo jugó un encuentro oficial con el Reus antes de ingresar en las listas del paro desde febrero, el centrocampista explica que “venía con un déficit grande de minutos de competición”. Sin embargo reconoce que “poco a poco voy cogiendo el ritmo de mis compañeros... pero todavía me queda un poco”.

Ánimo
En los poco más de treinta días que lleva en el seno del Racing, Rafa García ha notado el cambio de mentalidad de sus compañeros. Porque, igual que cuando llegó notó tensión en los jugadores del equipo ferrolano –“es lo que pasa cuando un equipo está preparado para cosas bonitas como tener opciones de subir a Segunda y se ve en una situación que no es la habitual”, explica–, ahora detecta que los buenos resultados le han dado a la plantilla un poso de tranquilidad –“se vio en el partido contra la Ponferradina”, reconoce–.
Por eso recuerda que, aunque lo principal es mantener la línea de juego y resultados en la que está instalado actualmente, “todavía quedan quince puntos en juego y, mientras que las matemáticas digan que es posible...”. Además, un partido como el que este domingo enfrenta al Racing con la Cultural Leonesa, una escuadra que hasta hace un par de jornadas se encontraba en el liderato del grupo I y parecía candidato a adjudicarse el título, le puede brindar al cuadro verde la posibilidad de recibir un importante espaldarazo. “Ganar sería dar un buen golpe encima de la mesa... y seguir teniendo esperanzas hasta el final de la competición”, dice. l

Rafa García encuentra poco a poco su sitio en el Racing