El jurado ve al “Moracho” culpable de un homicidio no intencionado

Manuel Salazar, ayer al mediodía en la Audiencia Provincial, durante la lectura del veredicto | patricia g. fraga
|

El tribunal del jurado declaró ayer a Manuel Salazar, de 74 años, –alias “Moracho”– culpable del homicidio de Jesús Rivero (de 39), durante la trifulca ocurrida en una fiesta de cumpleaños que se celebró en marzo de 2016 en un conocido restaurante de Ferrol.

En concreto, el veredicto atiende a una de las peticiones de la defensa del procesado, que pedía que el crimen se considerase un “homicidio preterintencional”, es decir, que el jurado entiende que el Moracho tuvo ánimo de herir a la víctima, pero no de matarla.


También se tuvo cuenta la eximente incompleta de legítima defensa, por seis votos frente a tres, aunque rechazaron la relativa al de miedo insuperable.


Por esta condena, según el letrado de la defensa y debido a la gravedad del suceso, la pena podría oscilar entre un año y nueve meses de prisión hasta los tres años y medio, aunque la acusación indicó que podría elevarse hasta los cinco años. Cabe recordar que en su calificación de los hechos, la Fiscalía pedía para el procesado trece años de prisión por un delito de homicidio.

Hasta que la pena no sea firme el “Moracho” permanecerá, como lo ha hecho hasta ahora, en el centro penitenciario de A Lama, en Pontevedra, aunque la intención es que el penado cumpla la condena en Bonxe, Lugo.
En ningún caso lo hará en Teixeiro, que sería el lugar más cercano a su domicilio, para evitar confrontaciones con familiares de la víctima, dada la guerra abierta entre ambos clanes gitanos a raíz del suceso, con la circunstancia añadida de que la víctima era el marido de una sobrina del “Moracho”.

En defensa propia
Al término de la vista, el abogado de la defensa, Manuel Ferreiro, explicó a los medios que ni el condenado ni su familia pudieron contener las lágrimas al enterarse del fallo del tribunal: “Estamos encantados”, dijo.
“El jurado ve la legítima defensa que mantuvimos desde el principio. Creemos que el veredicto hace justicia a lo que realmente pasó. Mi cliente nunca tuvo intención de matar y, a mayores, actuó para defenderse”, defendió el letrado coruñés.

Tal y como mantuvieron tanto él como el propio “Moracho” durante el proceso, reconoció que éste “merece una condena”, que será, como máximo, de tres años y medio, y recordó que “el jurado informó a favor de la suspensión” de la actual pena de privación de libertad, que mantiene desde el momento de los hechos.


Por su parte, el abogado de la acusación, José Ramón Sierra, ya avanzó que recurrirán la decisión ante el Tribunal Superior, que espera que estime sus pretensiones y presupuso que la Fiscalía también recurrirá la sentencia una vez que se emita.

Sierra consideró que “con una persona fallecida y una pena máxima de cinco años” habría que ver qué habría pasado con un tribunal profesional en lugar de un jurado popular. “Quizá no hemos trasmitido al jurado lo que es la alevosía, ese fue nuestro fallo”, subrayó el letrado.

El jurado ve al “Moracho” culpable de un homicidio no intencionado