El sector de las basuras se une en apoyo a los trabajadores de Albada

la presumible huelga de recogida de basura volverá a dejar las calles coruñesas llenas de desperdicios pedro puig
|

El sector de las basuras se une en defensa de los trabajadores de Albada. Con las negociaciones como fórmula prácticamente agotada, dicen los representantes de los empleados de la concesionaria en Nostián, las movilizaciones son el siguiente paso.

Cespa, Sogama y el vertedero de Areosa hacen piña con los trabajadores de Albada y anuncian la participación conjunta en cuantas iniciativas se lleven a cabo. Incluida una posible huelga conjunta –“jornada de lucha de todos los trabajadores del sector”, la calificaban ayer en rueda de prensa–, que podría llegar a ser indefinida.

“Todos somos Albada”, comenzaba el secretario confederal de la CIG, Paulo Carril, su intervención en la rueda de prensa en la que se dieron a conocer los acuerdos alcanzados en la asamblea de trabajadores del sector de la recogida y tratamiento de residuos. Junto a los representantes de los comités de empresa y de los sindicatos UGT y CCOO,  Carril aseguró que “a loita continúa con máis forza que nunca”. “Estamos en guerra”, sentenció.

Era el resumen de una asamblea en la que poco antes del mediodía se decidió mostrar la “solidaridad” con los trabajadores de Albada, en huelga indefinida desde el pasado 28 de julio en protesta por los despidos de once compañeros y la falta de acuerdo en lo referente al convenio colectivo.

inmovilista

El líder sindical calificó de “ejemplar y digna” la huelga y se mostró contundente a la hora de culpar a la empresa del bloqueo de la negociación, después del fracaso del último intento, con la mediación del Consello Galego de Relacións Laborais. De este, apuntó, y del Ayuntamiento depende el éxito de las conversaciones, toda vez que, según dijo, los trabajadores están a la espera de que se les convoque a una reunión. Tildó además de inmovilista el posicionamiento de la empresa, a la que acusó de estar llevando a cabo una “actuación brutal”, en la que pretende, censuró, utlizar la reforma laboral para “esclavizar as condicións laborais e despedir plantillas”.

En este punto, negó rotundamente que Urbaser (grupo empresarial al que pertenece Albada) “tenga pérdidas” o que estas “deriven de las condiciones de trabajo”. Muy al contrario, aseguró que el año pasado obtuvo más de 146 millones de euros en beneficios. Un dato que se suma al de los más de 100.000 euros de facturación de Albada en el primer trimestre del año y que los trabajadores esgrimen para rechazar el argumento de la empresa a la hora de realizar despidos.

Carril cifró en un 16% y no en un 8% las repercusiones que tendría para cada trabajador la reducción de salario planteada por la empresa en su última propuesta. Explicó que, de aceptarse la proposición de la dirección de Albada, los trabajadores estarían en las mismas condiciones que cuando abrió la planta de reciclaje de Nostián.

Actualmente Albada cuenta con una plantilla de 105 trabajadores –en los dos últimos años ha sido reducida en una veintena de personas, apuntó Carril– y el comité de empresa reclama que se garantice una plantilla para los próximos años de al menos 116 profesionales, el número mínimo, explica, para poder realizar las labores de reciclaje.

estafa

La falta de cumplimiento con estas labores de tratamiento de residuos fue otra de las acusaciones que lanzó Carril como portavoz de los trabajadores. Tras denunciar que en la planta de Nostián no se está realizando tratamiento ni reciclaje alguno de los residuos, pidió a los ciudadanos que exijan que no se les cobre la tasa municipal por este servicio.

Invitó así a los vecinos a participar en unas movilizaciones cuyo calendario se dará a conocer en los próximos días y que, todo apunta, volverán a convertir la ciudad en un campo de desperdicios.

El sector de las basuras se une en apoyo a los trabajadores de Albada