A Malata, el fortín buscado

partido tropezon.daniel pedriza.
|

A Malata vuelve a darle la bienvenida a la Segunda B con motivo del partido que este domingo enfrenta al Racing y la Unión Deportiva Logroñés. El equipo ferrolano, después tres campañas en Tercera, volverá a ejercer de local en la categoría de bronce con la intención de comenzar a convertir su estadio en un fortín a partir del cual cimentar la continuidad en este nivel. “Va a ser difícil, pero en Segunda B tenemos que estar más convencidos de conseguirlo por aumentar el nivel”, dice Marcos Álvarez.

El exterior ortegano anuncia que “en casa deberíamos ser un equipo muy fuerte y competitivo, que llevase el mando de los partidos”. De hecho, el jugador del cuadro verde está convencido de que “tenemos jugadores para ganarle a cualquier rival porque el Racing, sobre todo en casa, tiene que ejercer en todo momento el control del partido, llevar el ritmo del juego, aplicar la intensidad necesaria... Aquí siempre deberíamos ser los favoritos para llevarnos la victoria”. De esta manera, el cuadro verde espera aproximarse lo más posible a su rendimiento de la pasada campaña –ganó 19 de los veinte partidos que jugó entre la liga regular y la fase de ascenso, lo que le permitió lograr el acceso a Segunda División B–.

DIFICULTADES
El racinguista, de todas formas, es consciente de que las dificultades serán mayores esta temporada en una categoría como es la Segunda B en la que “el nivel aumenta bastante, porque ahora tienes que hacer muchas más cosas bien para ganar”. De hecho, el exterior comenta que “ahora los rivales son mejores que a los que nos enfrentamos la pasada campaña, disponen de jugadores de mucha más calidad... Nos va a costar muchísimo más que en Tercera y vamos a tener que dar el cien por cien en cada compromiso para sacarlo adelante y sumar los tres puntos”.
El cuadro verde ya lo comprobó el pasado domingo contra el Tropezón en un partido en el que, a pesar de que el Racing no jugó demasiado bien, sí fue capaz de ponerse por delante en el marcador hasta que su rival empató en el tiempo de prolongación a pesar de que apenas había generado ocasiones durante el choque. “El encuentro nos demostró que ahora hay que hacer las cosas bien y, además, tener una pizca de suerte, porque como no estés concentrado todos los minutos, te pueden marcar un gol en cualquier momento”, recuerda el jugador del cuadro verde acerca del empate logrado por la escuadra de Tanos en la última acción del enfrentamiento.
Es lo que el Racing confía en conseguir este domingo contra la Unión Deportiva Logroñés en un partido que, además, puede propiciar el reencuentro de Marcos Álvarez con excompañeros como Diego Garrido o Sergio Martínez, con el que compartió vestuario la pasada temporada en Tercera. “Nos conocemos bien, como además de buen jugador es muy buena persona, va a ser muy bonito reencontrarme con él”, asegura el atacante racinguista.
De lo que Marcos Álvarez está convencido es de que el Racing debe seguir apostando por el estilo de juego que tan buen resultado le dio en la temporada pasada y que esta podría mantenerlo en la zona media-alta de la tabla clasificatoria. Será este el camino para lograr ante la Unión Deportiva Logroñés la primera victoria de la competición y, de esta manera, empezar a asentarse en puestos tranquilos de la tabla y alejarse de la zona complicada, esa que acarrea un estado de nervios que se quiere evitar a lo largo de todo el campeonato.

A Malata, el fortín buscado