Puigdemont exige al juez Llarena que se aparte y retire las órdenes de detención

Puigdemont atiende a los periodistas ante las puertas de la Eurocámara tras recoger su acreditación| aec
|

El abogado del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont exigió ayer al instructor de la causa del procés independentista en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que desactive las órdenes de detención que pesan contra él y se aparte de la causa “por carecer de la más mínima apariencia de imparcialidad”. En el caso de que no lo haga, anuncian un incidente de recusación.

En un escrito de 63 páginas presentado en respuesta a la petición del propio Llarena – tras conocerse la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TSJUE) que reconoció la inmunidad como europarlamentario del líder de ERC, Oriol Junqueras– el letrado concreta que deben quedar sin efecto tanto la a orden nacional de busca, captura e ingreso en prisión contra Puigdemont como las órdenes europea e internacional de detención emitidas, “por haber sido dictadas sin fundamento legal y sin la autorización del Parlamento Europeo”.

 

Retirada de cautelares

Reclama igualmente que se anulen” cualesquiera otras medidas cautelares que subsistan” contra el expresident, que se encuentra huido en Bélgica, incluso las acordadas con anterioridad a la adquisición de su condición de diputado al Parlamento Europeo, “por resultar incompatibles con las inmunidades inherentes a esa condición”

También pide que se declare por el Supremo que no procede la adopción de medida alguna privativa de libertad o restrictiva de la libertad de movimientos del líder independentista huido y, finalmente, que se decrete el sobreseimiento libre de la causa, “por no resultar los hechos por los que viene perseguido mi defendido constitutivos de delito alguno”

A lo largo del documento, el abogado Gonzalo Boye recuerda que en diferentes escritos ha venido sosteniendo que desde el momento de la proclamación de candidatos electos por la Junta Electoral Central, esto es, el 13 de junio de 2019, su cliente habría adquirido la condición de diputado al Parlamento Europeo, de modo que está protegido por las inmunidades reconocidas en el Protocolo sobre los Privilegios e Inmunidades de la UE.

Se trata de la misma postura que ha reconocido el TSJUE en el caso de Junqueras, por lo que según esta parte la posición adoptada en todo este tiempo tanto por la Fiscalía del Tribunal Supremo como por el juez instructor del caso es “insostenible”. Duda además el abogado de Puigdemont de la imparcialidad de Llarena por el hecho de que mantenga un contencioso civil con su cliente en Bélgica que aún está pendiente de resolverse.

Añade además que este tipo de suplicatorios, por la naturaleza de la medida que se pretende, “solo se podrán conceder con carácter sumamente excepcional”.

En alusión a los cuatro fiscales del caso, la defensa del expresident dice “entender las angustias existenciales que la actual situación genera en los representantes del Ministerio Fiscal”, a los que recuerda que “ pueden olvidar que esto no es una guerra sino una discusión jurídica ante un órgano jurisdiccional que ha de velar por la correcta aplicación del Derecho, incluido naturalmente el Derecho de la unión”.

“No hay más caminos. Cualquier otro será, una vez más, un salto al vacío legal que solo servirá para deteriorar, más si cabe, la posición del poder judicial español en el contexto europeo”, asegura Boye.

Puigdemont exige al juez Llarena que se aparte y retire las órdenes de detención