O Parrulo se quedó a las puertas

Diario de Ferrol-2019-04-21-057-3c5c33bf
|

O Parrulo se quedó muy cerca de conseguir un resultado positivo en su desplazamiento a la cancha del Jaén Paraíso Interior, en un choque en el que tuvo dos goles de ventaja en otras tantas ocasiones.

El partido se puso muy pronto favorable a la escuadra departamental ya que, a los tres minutos, Miguel Caeiro aprovechó una buena jugada para rematar, en el segundo palo, al fondo de la red.
Todavía se le pusieron mejor las cosas a la formación ferrolana porque, en la siguiente jugada, Rubi aprovechó un rechace del portero, tras un saque de esquina, para ampliar la ventaja de su conjunto.

Esos dos goles del cuadro visitante obligaban al equipo jienense a acelerar un poco el juego para intentar darle la vuelta al choque.

En el minuto 8, recortó la desventaja en una falta que lanzó Carlitos y que sorprendió al cancerbero departamental.

A partir de ese momento, apretó la escuadra andaluza pero los jugadores de O Parrulo se defendían con acierto y apenas inquietaba su meta.

Parecía que al descanso se iba a llegar con la mínima ventaja del equipo ferrolano pero, en el último minuto, una media chilena de Rubi Lemos colocó el 1-3 con el que los contendientes se retiraron a los vestuarios.

En la reanudación, el conjunto departamental no salió bien y su contrincante anotó en la primera jugada por medio de Míchel.

Los dos cuadros cometían bastantes faltas en los primeros compases de la segunda mitad.
En otra pérdida de balón de O Parrulo, el equipo andaluz montó un rápido contraataque, que le sirvió a Dani Martín para anotar el tercer tanto y colocar la igualada en el tanteador.

Eran los peores minutos del conjunto ferrolano, lo que llevó a Diego Ríos a solicitar tiempo muerto y a colocar a Rubi Lemos como portero-jugador.

Muy pronto cometió la quinta falta el equipo visitante, con once minutos todavía para el final del choque, lo que podía condicionar su defensa.

De esa forma, llegó una nueva infracción, que permitió a Carlitos disponer de un doble-penalti, que no desperdició para poner, por primera vez, a su escuadra por delante.

O Parrulo seguía atacando con portero-jugador, con Attos en esa función, insistiendo ante la meta rival.

Sin embargo, los intentos de los pupilos de Diego Ríos no encontraban el premio a su esfuerzo, mientras que su rival intentaba sentenciar.

El marcador no se volvió a mover, por lo que se llegó al final del tiempo reglamentario con la mínima victoria andaluza por 4-3.

O Parrulo se quedó a las puertas