El CHUF aplica desde enero un nuevo protocolo que mejora el postoperatorio en urología

Fotos Marcide CHUF
|

La reacción de los pacientes tras una operación quirúrgica de la complejidad de una extracción de vejiga mejora si se aplican unas medidas concretas durante el proceso. Se trata del Protocolo Fast Track, que abarca desde el preoperatorio hasta la intervención y la fase posterior. Empezó a realizarse en enero en el servicio de urología del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol y hasta la fecha se ha empleado en 14 pacientes. La guía de actuación incluye a cinco servicios: urología, endocrinología, anestesia, enfermería y farmacia.

La uróloga Carla Abaijón Piñeiro explicó ayer el procedimiento en una sesión técnica que se celebró en el salón de actos del hospital Arquitecto Marcide con motivo de la Semana Europea de la Promoción de la Urología.

Las medidas principales que hay que tomar tienen que ver con la preparación del paciente en cuanto a dieta y ejercicio físico y con la mobilización temprana después de operarse. Todo ello con la intención de evitar complicaciones como la paralización del intestino, que es uno de los riesgos de cirugías de este tipo.

En la fase previa se hace un seguimiento del paciente respecto a hábitos de consumo de alcohol y tabaco, se le establece una hora diaria de ejercicio, se le facilita un incentivador respiratorio y se pauta una dieta baja en residuos para preparar el intestino.

Durante la operación, el trabajo del personal de anestesia se centra en preparaciones específicas para minimizar los riesgos de una posterior paralización del intestino. Además, los urólogos emplean cirugías mínimamente invasivas.

El postoperatorio incluye la introducción temprana de alimentos y de movimiento, siguiendo unas pautas progresivas.

Las mejoras respecto a lo que se hacía antes tienen que ver sobre todo con la preparación previa del paciente y con su movilización y alimentación temprana. El protocolo se incorpora “para centrarse no benestar do paciente porque está demostrado que implica unha diminución das complicacións e da estancia hospitalaria, mellor recuperación e que os pacientes se senten máis arroupados”, explicaba ayer Abeijón Piñeiro.

La extracción de vejiga se realizar por diversas cuestiones, fundamentalmnte por culpa de un cáncer infiltrante. En la mayor parte de los casos de cáncer de este órgano se puede operar sin extracción, a través de la uretra, pero no siempre es posible, lo que tiene como consecuencia una operación compleja, con un postoperatorio largo y posibles complicaciones. Con este nuevo protocolo lo que se quiere es “buscar unha situación de mellora nestes postoperatorios complexos”.

El CHUF aplica desde enero un nuevo protocolo que mejora el postoperatorio en urología