La ría espera al saneamiento para regenerarse

ría ferrol
|

La ría de Ferrol espera a que finalicen las obras de saneamiento de los municipios limítrofes para iniciar la recuperación de sus fondos, según expertos consultados, quienes señalan que el proceso no será muy prolongado en el tiempo, de tal modo que hablan de pocos años.
Este proceso de recuperación dependerá en buena medida de las mareas y de que los ríos que vierten en la ría no sean un aporte de contaminantes.
De hecho, dos estudios realizados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en las rías, uno en la de Ferrol, y otro en las de la zona norte de Ortigueira, O Barqueiro y Viveiro, demostraron que los aportes de contaminantes causan que las del norte dispongan de aguas más puras que la ferrolana. 
En 2013 el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) detectó que los sedimentos de las zonas portuarias y de astilleros de Galicia presentan una contaminación alta por cobre, lo que evidencia el impacto de la construcción, desplazamiento y fondeo de buques en las rías gallegas. 
El estudio, realizado desde el Instituto de Investigaciones Marinas (IIM, Vigo) por el Grupo Biogeoquímica Marina, ha tomado como referencia muestras y datos obtenidos en el marco de proyectos de investigación financiados por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología desde 1999. 
Así, tal y como explica el experto, por debajo de 34 miligramos de cobre por kilogramo de sedimento seco (mgCu/kg) son escasos los daños observados en los seres vivos mientras que normalmente existen cuando se superan los 270 mgCu/kg, según la guía para categorizar el rango de los contaminantes en sedimentos utilizada por las agencias federales estadounidenses (NOAA, USGS y EPA). 
Hasta ahora los científicos han investigado la presencia y contaminación por plomo y zinc en los sedimentos de las rías de Ferrol, A Coruña, Pontevedra y Vigo, y han cuantificado los flujos de cobre que llegan a las rías de Pontevedra y Vigo desde el sedimento, los ríos y las depuradoras. 
La investigación se centró en doce de las 18 rías: tres altas (Viveiro, O Barqueiro y Ortigueira), cuatro medias (Ferrol, A Coruña, Laxe y Camariñas) y cinco bajas (Corcubión, Muros, Arousa, Pontevedra y Vigo). 
Los mayores contenidos por cobre en sedimentos alcanzaron los 480 mg de cobre por kilogramo de sedimento seco (mgCu/kg) en las rías de Vigo y Ferrol. Los más bajos, que no excedieron los 30 mgCu/kg de sedimento seco, se midieron en las rías del norte de Galicia (Ortigueira, O Barqueiro y Viveiro). 
El ranking de zonas portuarias de Galicia más contaminadas, según los datos obtenidos, lo encabeza Bouzas-Teis (ría de Vigo) seguido de las partes media e interna de la ría de Ferrol, la zona costera en torno al puerto de Marín (ría de Pontevedra) y el puerto en la ría de A Coruña. 
Por contra, los resultados de otro proyecto de investigación coordinado por el CSIC sobre la oceanografía, la biogeoquímica y el plancton en las rías gallegas situadas al este de cabo Ortegal constató que se definen por la naturaleza prístina de sus aguas y por eventos de afloramiento menos intensos que los de las otras rías gallegas, con lo que su productividad es menor. Además, se ha observado la influencia del completo geológico cabo Ortegal.
En base a todos los datos obtenidos, y comparando los patrones oceanográficos de las rías de Galicia, afirmó el CSIC que las rías del norte forman un grupo aparte debido a sus características oceanográficas y a los procesos biogeoquímicos que en ellas tienen lugar.
Los científicos realizaron campañas oceanográficas en las tres rías y su zona costera adyacente a bordo de los buques oceanográficos Lura (IEO) y Mytilus (CSIC), recogieron muestras fluviales en cinco ríos (Lourido, Landoi, Mera, Sor y Landro) y de lluvia en la estación meteorológica de estaca de Bares y en las depuradoras de Ortigueira y Viveiro. También extrajeron muestras de sedimento desde la desembocadura de los esos ríos y de mejillón y algas dentro de las rías.
Otros aspectos novedosos que se han abarcado en estas investigaciones han sido, por ejemplo, la determinación de la presencia de tierras raras en los sedimentos costeros y el establecimiento de su relación con la geología de las cuencas de las rías.
Además, se han descrito por primera vez dos eventos de afloramiento costero.

La ría espera al saneamiento para regenerarse