Los robos con violencia aumentaron en Ferrol un 36% durante 2016

|

El último informe anual de Ministerio del Interior sobre criminalidad arroja unas cifras a la baja para la ciudad de Ferrol y su término municipal, en donde la mayoría de los indicadores han descendido su porcentaje, sobre todo en lo que se refiere a los delitos de menor entidad.
Sin embargo, el año pasado la ciudad cerró con un aumento importante del índice de criminalidad en la tipología contabilizada por Interior como homicidios dolosos y asesinatos consumados y en el apartado de robos con violencia e intimidación. Por lo que respecta a los asesinatos, el crimen de la reyerta multitudinaria en un cumpleaños en Serantes en marzo y el posterior asesinato de Marta Sequeiro, la camarera del antiguo bar Bonky, originó que la estadística aumentase un 100%, lo que la sitúa como la única ciudad gallega, junto con Lugo, donde se cometieron dos crímenes de sangre en 2016.
Como consecuencia del primero de ellos fue detenido el patriarca del campamento gitano de los Morachos, Manuel Salazar Camacho, por su implicación en la reyerta mortal ocurrida el 12 de marzo y que se cobró la vida de Jesús Rivero Conchado. Se enfrenta a una pena de 13 años de prisión por homicidio. 
Víctor Timiraos, por su parte, comparecerá la primera semana de abril ante la Audiencia de A Coruña como acusado por el apuñalamiento de Marta Sequeiro. La familia de la víctima pide una pena de 25 años de prisión por un delito de asesinato. 
Por lo que respecta a los robos con violencia e intimidación, el Ministerio señala que estos han visto aumentado su número considerablemente desde principio de año. En el primer trimestre lo hacía en un 200%, la cifra más alta de las grandes ciudades y al finalizar el año el porcentaje arroja un incremento de casi el 37% respecto a 2015. En Galicia, apenas aumentó un 1,9 %. 
Hace apenas unas semanas una joyería de la calle Lugo sufrió uno de estos episodios en uno de sus mayores grados, ya que asaltante usó un arma de fuego con la que llegó a encañonar a una de las dueñas. El intento de robo quedó frustrado, precisamente porque las mujeres hicieron frente al ladrón, que huyó sin el botín.
El resto de guarismos indican un descenso notable en la mayoría de delitos. Los robos con fuerza en los domicilios bajaron casi un 10% desde 2015, contabilizándose un total de 48 en 2016. A este respecto, cabe recordar que el pasado septiembre la Policía Nacional detuvo en un operativo a un joven vecino de Neda conocido como O Xoco, al que se responsabilizaba de al menos una docena de robos en viviendas del área de Ferrol, donde sustrajo joyas y dinero en metálico.
Donde más ha bajado el índice de criminalidad, hasta casi el 30%, es en la sustracción de vehículos de motor. Así, de los 25 robos de coches o ciclomotores registrados en 2015, se pasó a 18 en 2016. El tráfico de drogas también desciende un 16%, aunque en realidad supone la imputación de dos delitos menos que en 2015. Lo cierto es que la bajada es más pronunciada que en la comunidad gallega, donde apenas cae un 1% o en la provincia de A Coruña, donde baja un 8,5 por ciento.
También se registraron en 2016 menos delitos de daños y los hurtos. En el primer caso se redujo de 249 a 244 y de 707 a 700, lo que supone unos descensos del 2% y del 1%, respectivamente. Respecto a los considerados delitos y faltas han pasado  de 2.162 contabilizados en 2015 a 2.142, lo que supone un descenso del 0,9%, según se desprende de los datos de Interior.

Anormal oleada de robos en San Pablo

Las estadísticas que emita el Ministerio del Interior del primer trimestre de este año contarán, probablemente, con un considerable aumento de los robos con fuerza en domicilios debido, en gran parte, a la oleada de robos que ha vivido en estas últimas semanas el vecindario de San Pablo, en Catabois. Hasta el momento se han denunciado seis asaltos a viviendas en apenas tres semanas, lo que ha generado una alarma entre los vecinos del barrio que ha obligado al Concello a tomar medidas al respecto.
Tras varias reuniones de los responsables de seguridad, tanto de forma interna como con los vecinos afectados, la concejalía de seguridad puso un marcha un plan especial de vigilancia que reforzará la presencia de la policía de proximidad, tanto a pie como con vehículos. Además, el delegado del gobierno en Galicia, Santiago Villanueva aseguró que desde la administración central también se pondrán todos los medios conseguir identificar al autor o autores de los robos e indicó que las pesquisas de la policía se centran en gente vinculada con el barrio.
Todos los episodios se produjeron con un modus operandi muy similar, forzando las ventanas de los domicilios de las plantas bajas. En la mayoría de casos se llevaron una importante cantidad de dinero en metálico y joyas, así como algún dispositivo electrónico.  n redacción

Los robos con violencia aumentaron en Ferrol un 36% durante 2016