La tasa del agua queda sobre la mesa ante la insistencia en presentarla sin consenso

La depuración funciona ya desde hace un mes casi al 100% | jorge meis
|

El alcalde y concejal de Economía e Facenda, Jorge Suárez, elevó ayer a comisión informativa la nueva tasa de saneamiento que pretende aplicar el Concello de Ferrol. Era una propuesta “máis axustada” que la anterior –que fue llevada hasta tres veces a pleno y rechazada o retirada del debate– en base al informe del ingeniero municipal y que supondría para el ciudadano pagar menos que la planteada en un primer momento, al haberse ajustado el precio del contrato de Acuaes a la adjudicación y disminuido algunos gastos por impagos y ajustes de personal. Sin embargo, una vez más, la tasa no había sido consensuada con ningún grupo de la oposición, por lo que la propuesta no llegó ni siquiera a ser debatida, ante la petición de grupos como el Partido Popular de que se retirase del orden del día para un estudio más profundo.


Como si de un “déjà vu” se tratara, se iniciará ahora un proceso de negociación de dos o tres días, según anunció el propio regidor local, con el fin de explicar “polo miúdo” los aspectos en los que se ha basado la cuantía de la tasa y dar el margen necesario para que pueda llevarse esta cuestión al pleno de finales del mes de junio.


El primer edil asumió las responsabilidades de no haber informado a los grupos del contenido, alegando que “xa fora anunciado o informe do enxeñeiro e dábamolo por coñecido”. De este modo, el alcalde insistió en que habrá contactos porque “estamos polo si ou si, por chegar a acordos” con el fin de poder aprobar la tasa cuanto antes.


Aunque no quiso concretar las cantidades exactas hasta haberlo definido con los grupos, el alcalde ya había anunciado hace unas semanas que la cuantía a pagar en Ferrol será algo más baja que en Narón y, en todo caso, menor que la estimada inicialmente –entre seis y ocho euros mensuales–. Además recordó ayer que las cantidades exactas que se pagarán en el recibo no se conocerán hasta finales de año cuando haya cifras reales del coste del saneamiento.


Mientras no se aprueba la tasa –aunque se de el visto bueno en junio todavía habrá que exponerla públicamente durante un mes para su entrada en vigor definitiva–, las arcas municipales son las que se hacen cargo del pago del coste del saneamiento.
En este sentido, el alcalde explicó que se está haciendo un seguimiento mensual y se revisará en diciembre, el servicio, que ya ha cumplido su primer mes en funcionamiento, ha presentado una factura de 60.000 euros, que ahora será cotejada, pero que se estima que será el coste aproximado.


La depuración de las aguas residuales ya funciona casi al 100%, según el alcalde, aunque todavía falta por incorporarse la zona del río Inxerto, cuya obra será entregada en breve.


Así las cosas, Jorge Suárez espera que la mejora de estado y la calidad de las aguas pueda percibirse próximamente y apuntó que los estudios dicen que los efectos de una bacteria como el ecoli –Escherichia Col– cuya presencia ha cerrado al baño arenales de la ría como el de Caranza e incluso la ha eliminado de los controles de la Xunta por reiteración de contaminación, puede percibirse en un plazo de cuatro a seis meses. De este modo, confía en que el próximo verano podrían verse resultados positivos.


El regidor espera, además, que la Xunta vuelva a incluir esta playa de la ría en los análisis periódicos del estado de las aguas, con el fin de valorar también çómo funciona el saneamiento y el ciclo integral del agua, tras la entrada en funcionamiento de la estación depuradora.

La tasa del agua queda sobre la mesa ante la insistencia en presentarla sin consenso