El reparto del fondo de 16.000 millones favorecerá ahora el peso poblacional

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lleva a cabo una rueda de prensa, en Madrid (España) a 7 de junio de 2020. 07 JUNIO 2020;MONCLOA;MADRID;PEDRO SÁNCHEZ;GOBIERNO Pool / Dani Duch 07/06/2020
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, transmitió ayer a los presidentes de las comunidades los cambios en los criterios para el reparto del fondo de 16.000 millones no reembolsables que se aprobarán para las autonomías, esta partida incluye un fondo para Educación y otro para movilidad. Esto favorecería a las autonomías que tienen más población, según fuentes autonómicas. Con ello el Ejecutivo pretende compensar a las comunidades parte de los gastos que generó la crisis del coronavirus.

 

Un nuevo criterio

El aumento del peso poblacional era una reivindicación de algunas regiones ya que inicialmente se había previsto que uno de los criterios de más peso en el reparto de ese dinero fueran los gastos en los que se había incurrido para atender las necesidades sanitarias de la pandemia.

Así y según fuentes autonómicas, el presidente les comunicó que 9.000 millones se destinarían a gastos sanitarios; 2.000 millones para un fondo de educación y otros 5.000 millones serían para compensar la caída de ingresos derivada del parón económico. Pero de estos últimos, 800 millones irían a compensar la disminución de la facturación de los servicios de transporte, como metro, cercanías o autobuses interurbanos.

En cuanto al fondo para Sanidad, habría un primer tramo de 6.000 millones de tal forma que la población protegida equivalente pasa de pesar un 20 por ciento a un 35 por ciento, y en el segundo de 3.000 millones, el peso poblacional pasaría del 40 por ciento al 45 por ciento.

 

Reorganización

El fondo sanitario será de 2.000 millones y surgen de una reorganización de la propuesta inicial de reparto del fondo no reembolsable. Así, se aportan a ese fondo 1.000 millones que originalmente se iban a destinar a Sanidad y otros 1.000 millones del fondo social que también estaba previsto.

El reparto de este nuevo fondo para Educación será así: el 80 por ciento según la población de 0-16 años y el 20 por ciento, de 16 a 24 años.

Con esta nueva propuesta, el reparto quedaría de la siguiente forma: los 9.000 millones para Sanidad se pagarían en dos tramos, uno de 6.000 millones a repartir en julio y los 3.000 millones restantes, se repartirían en noviembre; los 2.000 millones para Educación se transferirían en septiembre y los 5.000 millones para compensar la caída de ingresos, a partir de diciembre.

El planteamiento de reparto original que realizó el Gobierno para este fondo era distintos y contemplaba 10.000 millones para Sanidad en dos tramos, uno de 6.000 millones y otro de 4.000; 1.000 millones para un fondo social y otros 5.000 millones para la caída de ingresos por la menor actividad económica.

 

Reflejar el impacto

Sánchez, anunció que el fondo se aprobará el día 16 y empezará el reparto de un primer tramo de 6.000 millones en julio.

El presidente defendió que la propuesta inicial de reparto se ha “mejorado y modulado” con la intención de reflejar “con la mayor fidelidad posible” el impacto de la pandemia, tras consensuar con las comunidades y los partidos políticos, que tendrán que convalidar el real decreto ley en el Congreso.

 

Más, más y más

“Entiendo que los presidentes autonómicos quieren más, más y más”, dijo ante las críticas de varios de ellos al nuevo reparto del fondo, pero considera que el Gobierno de España está haciendo un “esfuerzo sin precedentes” para hacer la “la mayor transferencia de recursos”, al margen del sistema de financiación autonómico.

Por eso, dijo que puede estar “de acuerdo en algunas de las apreciaciones” de los presidentes, pero con otras “discrepa” porque cree que el Gobierno está poniendo muchos recursos en manos de las comunidades..

El presidente del Gobierno recordó que el fondo es finalista y se repartirá por transferencias, por lo que no generará intereses de ningún tipo, y las comunidades no tendrán que rendir cuentas al Ejecutivo sobre su finalidad, sino a los ciudadanos a través de los Parlamentos autonómicos.

Además, Sánchez mostró su confianza en que dentro de los planes de ayuda a la reconstrucción por la pandemia de coronavirus España se pueda beneficiar en mayor medida de transferencias que de préstamos, para lo cual ya hay abierta una negociación en el seno de la Unión Europea.

En este sentido recordó  que el próximo 19 de junio el Consejo Europeo definirá cómo se llevará a cabo el reparto de fondos y la proporción entre créditos y transferencias directas, que en el “ánimo de España” está que sean mayores las segundas.

El órgano ejecutivo de la UE tiene en su agenda del 19 de junio un acuerdo sobre el próximo Marco Financiero Plurianual (el presupuesto de la UE entre 2021 y 2027) y el plan de recuperación tras la pandemia de coronavirus, aunque España espera poder adelantar alguna partida al segundo semestre de este año, dijo Sánchez.

 

Mirar hacia otro lado

Europa no puede “mirar hacia otro lado” después de una emergencia sanitaria como la provocada por el Covid-19, y en ello están todos los estados miembros, entre ellos España, que será receptor de ayudas y que ha trabajado de forma muy activa, dijo, y para lo cual contó con la colaboración de Italia.

 

El presidente del Gobierno, también manifestó su intención de celebrar una conferencia de presidentes presencial después de las elecciones gallegas y vascas del 12 de julio y mientras dure el estado de alarma, hasta el 21 de junio, se mantendrán estas reuniones de modo telemático.

Sánchez apuntó a que en esa primera reunión presencial deberán abordarse los próximos presupuestos generales del estado porque es “tarea de todos” la recuperación social y económica tras el coronavirus.

Por eso, un tema central de este encuentro será también esa labor de recuperación tras el coronavirus porque una cuestión que queda por delante tras la celebración de “casi 60 horas” de reuniones por videoconferencia durante el estado de alarma es implicar mucho más a los gobiernos autonómicos, consideró el líder socialista.

El reparto del fondo de 16.000 millones favorecerá ahora el peso poblacional