PONTEDEUME - El Concello adjudica las primeras obras del mercado con un ahorro del 33%

pontedeume mercado
|

La mesa de contratación del Concello de Pontedeume adjudicó ayer a la empresa Construcción y Fontanería Rumbo los trabajos de remodelación de la techumbre del mercado local. La firma presentó una oferta que reduce en 100.000 euros el precio de licitación de la obra, que se elevaba a poco más de 293.000. De este modo, la intervención supondrá un ahorro del 33% sobre la inversión prevista.
El concejal Javier Crespo, del grupo que gobierno que lidera el popular Gabriel Torrente Piñeiro, manifestó ayer la satisfacción del ejecutivo local por la adjudicación de las obras, a las que se habían presentado un total de 19 empresas.
La mesa de contratación recabó informes de los técnicos municipales para analizar la posibilidad de que la oferta presentada supusiese una baja temeraria. La conclusión es que la propuesta de Rumbo cumple con los requisitos necesarios y goza también del informe favorable de la Dirección Xeral de Patrimonio, responsable de autorizar el proyecto de rehabilitación.
Los, finalmente, 193.251 euros en que se ha presupuestado la primera fase de la recuperación de las instalaciones serán aportados por el Concello, la Consellería de Industria e Comercio, que aporta 100.000 euros, y la Diputación Provincial de A Coruña. Dichas aportaciones obligaban a su vez a que las actuaciones se realizasen antes de que finalizase el ejercicio en curso.

segunda fase
Los trabajos, una vez constatados los avales presentados por la adjudicataria, comenzarán en los próximos días, según destacó Javier Crespo. Aunque su conclusión dispone de un plazo de tres meses, este responsable confía en que la actuación pueda estar concluida en noviembre.
El Concello confía en que el plan de ayudas concedidas por la Xunta y la Diputación provincial se mantengan también para la segunda fase de la remodelación, tal y como se comprometieron responsables de ambos entes ante el alcalde de la localidad.
En este sentido, la redacción del proyecto de rehabilitación es el siguiente paso a abordar por la institución municipal para la conclusión de una obra “largamente demandada por los vecinos y el Concello”, destacó ayer Crespo. Y es que el edificio, construido en la década de los años 50 del pasado siglo bajo un diseño del arquitecto gallego Antonio Tenreiro, apenas podía cumplir con las mínimas normas de sanidad. Humedades, cuadros eléctricos en mal estado y servicios obsoletos y totalmente deficitarios hacían insostenible la actividad de los placeros. Estos ocupan ahora el mercado provisional de Raxoi. n

PONTEDEUME - El Concello adjudica las primeras obras del mercado con un ahorro del 33%