El cese como jefas de sección deja a tres funcionarias sin un puesto determinado en el Ayuntamiento

Las relaciones entre los representantes de los trabajadores y el gobierno ha mejorado con respecto a meses pasados | j.meis
|

Las tres trabajadoras del Concello que han tenido que dejar sus jefaturas de sección en cumplimiento del fallo judicial a favor de un recurso contra estos nombramientos se encuentran ahora sin puesto de trabajo determinado, pese a ser funcionarias municipales.
Aunque fue en el mes de agosto cuando se anuló la asignación de puestos no fue hasta mediados de este mes cuando se cesó a estas trabajadoras que ocupaban las jefaturas de sección de Recursos Humanos, Urbanismo e Infraestructuras y Cultura y Turismo. Ahora, se encuentran en una situación anormal, ya que a pesar de ser funcionarias y tener plaza no pueden ocupar el puesto de trabajo que ejercían ni el que ocupaban anteriormente, ya que en estos han sido suplidos por otros trabajadores.
Las tres funcionarias acuden diariamente al Concello y se han “plantado” a las puertas de Alcaldía a la espera de una solución a su situación.
El gobierno local reitera que no se trata de un problema político, que pueda solucionarse desde la Alcaldía sino que es un problema administrativo. Por esta razón, se ha solicitado que se redacte un informe que dé cuenta de la situación jurídica de este personal con claridad, ya que lo único que esta haciendo el gobierno es acatar una decisión judicial.
Aunque se trate de un problema administrativo, lo cierto es que se ha generado una situación que no solo afecta a tres trabajadoras, ya que actualmente sus secciones no tienen jefatura y sus puestos anteriores están ocupados por personal que ha pasado a esas plazas. Al moverse estos funcionarios se han desencadenado otros cambios que se ven afectados ahora con las nuevas disposiciones.
Aunque habrá que esperar al informe sobre la situación jurídica de estas funcionarias, una de las soluciones que podría plantearse es la cobertura temporal de estas plazas por esas personas hasta el momento en que se saquen de nuevo a concurso las jefaturas, como así determina la sentencia.
Las funcionarias denuncian que no tienen salario asignado, al carecer de atribuciones, y que su decisión de “plantarse” ante la puerta de la Alcaldía la han tomado para “forzar” una solución por parte del alcalde, que es, además, el concejal de Personal, al que emplazan a que les resuelva el problema y que se les asigne un puesto. Ellas mismas plantean la provisionalidad en las plazas mientras no se resuelva el concurso correspondiente.
Hasta entonces, hay cuestiones administrativas del Concello que pueden verse afectadas, al no actuar estas funcionarias como jefas de sección ni el personal de categoría inferior como tal, por no ser de su competencia. l

El cese como jefas de sección deja a tres funcionarias sin un puesto determinado en el Ayuntamiento