“Los Mácbez” enfrentan al público con su ambición y deseo de poder

Pazo da Cultura Presentaci�n de la obra Los M�cbez con Javier Guti�rrez y Carmen Machi y Andr�s Lima
|

“Galicia es una tierra dulce en general, pero también de extremos, de ciclogénesis explosivas. Detrás de una sonrisa esconde una tormenta”, decía ayer Andrés Lima. Así, y por la vigencia de meigas y brujos en la cultura popular, se convierte en el escenario perfecto para situar “Los Mácbez”, la adaptación a la actualidad del “Macbeth” de Shakespeare que dirige Lima y protagonizan Javier Gutiérrez y Carmen Machi. El viernes se estrena en el Pazo da Cultura de Narón esta producción de cuatro compañías privadas, junto con el Centro Dramático Nacional y el Padroado de Cultura. Buena parte del equipo, con responsables políticos naroneses, presentaban ayer públicamente este proyecto, mientras ensayan y trabajan para adaptarse a las dimensiones del escenario y a un auditorio que lucirá una de sus mejores entradas. Se han vendido la mitad de las localidades para la función del viernes (a las 20.30 horas) y bastante más de la mitad para la del sábado (a las 20.00).
“Macbeth es una de las tragedias más bellas de la historia del teatro universal. Siempre me ha parecido la más actual de Shakespeare, donde se habla de la ambición y el deseo a ras de suelo, común a todos, para intentar conseguir lo que no tienes, y esa ambición te hace entrar en lados muy oscuros”, explicaba Andrés Lima. Lejos de disputas por el trono de Escocia, la acción de este “Los Mácbez” (constituida la pareja como un todo que piensa y ejecuta unido) tiene un contenido más mundano: las disputas políticas por el poder. Pero es mucho más que el retrato de la corrupción de un determinado grupo social, que la ambición por ser conselleiro y conselleira consorte, apela a lo más esencial del ser humano. “Nuestro deseo como cómicos es siempre aguijonear al poder para poder reflexionar sobre nosotros mismos”.
“Los Mácbez son la pareja perfecta”, explica Carmen Machi, “equilibrada, porque además se aman profundamente. Ella es la parte que le falta a Macbeth de racionalidad y pragmatismo, se despoja como ser humano, como mujer, porque prefiere llenar su alma y su cuerpo de crueldad, de maldad, y de capacidad para asesinar por conseguir el sueño de su vida”. Ella ve este drama, esta lucha por el poder que empieza por querer tener un coche de una gama más alta, como el reflejo de una insatisfacción en la vida cotidiana de la pareja, impulsora de su ambición. “Lady Mácbez es una mujer normal, no es una señora extraña ni una arpía. Es una persona a la que yo puedo reconocer y eso es lo que más miedo da”, comenta la actriz.
Este planteamiento que cuestiona los propios valores de Occidente, cuya tragedia, según Andrés Lima, “es vender la vida por interés, no por amor”, se hace desde la comedia. “Reírnos de ellos nos provoca cierta empatía. La comedia es el mejor vehículo para hablar con el público y también la mejor escuela para un actor. Nos distancia y nos permite objetivar”.
Entre risas, los Mácbez avanzan en su viaje hacia la locura, en “un camino hacia la sangre que es interminable” y que salpica un escenario que comienza con una caja blanca, “todavía sin mácula”, dice Lima. “Con el vestuario y la puesta en escena pretendemos ver la obra a través de los ojos de esta pareja. Es un espacio psicótico, vamos a jugar más con las sensaciones y las emociones de los personajes que con lo explicativo, que ya está en el texto. Es una obra que espero que sacuda bastante porque es muy emocional. La adaptación ha sido muy divertida y muy hermosa pero también quizá el trabajo más difícil que he acometido”.
 Javier Gutiérrez, para quien “Macbeth” es “la pesadilla de un hombre normal”, destacó la importante presencia gallega en el montaje, no solo a través del reparto sino también  con el idioma y el acento, referencias geográficas y además con versos de autores como Celso Emilio Ferreiro. Y como guiño a la complicidad con el Padroado de Cultura de Narón (con el que tanto él como Lima se relacionan desde hace años a través de la compañía Animalario), las gaitas de la escuela local también participarán en el montaje, en un momento que no quisieron desvelar.
“Para mí es un orgullo y una inmensa felicidad estrenar este espectáculo en mi tierra”, afirmó Gutiérrez.
Y ese sentimiento lo contagiaban también el alcalde, Xosé Manuel Blanco, y el concejal de Cultura, Guillermo Sánchez Fojo. Este último bromeó sobre las enseñanzas que podrá extraer de la obra porque “siempre me quise deshacer del alcalde”. Blanco se refirió al estreno absoluto en Narón como “la culminación” a un trabajo de muchos años, desde las funciones en el cine Urimare de Xuvia hasta la actualidad. “Hubo espectáculos con más intépretes que público en el teatro pero nadie se desanimó y seguimos trabajando. Es un orgullo poder reunir ahora a 900 personas para ver teatro”.

el equipo
Carmen Machi y Javier Gutiérrez están acompañados en el escenario por Chema Adeva, Jesús Barranco, Laura Galán, Rulo Pardo y Rebeca Montero. Esta última subrayó el esfuerzo de quienes no son gallegos por aprender el idioma y los sonidos que dieran toda la verosimilitud a la historia. “Ogallá moitos galegos lle adicaran tanto a esta lingua”, aseguró.
Juan Cavestany es el autor de esta versión, que cuenta en el equipo técnico con Nick Powell,  Valentín Álvarez, Beatriz San Juan, Joseba Gil o Cécile Kretschmar. n

“Los Mácbez” enfrentan al público con su ambición y deseo de poder