Podemos admite “divergencias” entre sus dirigentes pero niega un desacuerdo

El Ideal Gallego-2016-03-17-027-80ef2a75
|

La secretaria de Análisis Político de Podemos, Carolina Bescansa, afirmó ayer que en la cúpula de la organización existen “divergencias” en cuanto a las tácticas a poner en marcha “en coyunturas concretas”. Tras cerrar filas para defender la decisión tomada por Iglesias, negó que esto implique “desacuerdos políticos” o “ideológicos”.

Así lo aseguró en los pasillos del Congreso, al ser preguntada sobre si existe frialdad entre los dos principales dirigentes de Podemos, el secretario general, Pablo Iglesias, y el secretario Político, Íñigo Errejón, tras el cese el martes del responsable de Organización (Sergio Pascual), que entró en el partido como mano de derecha del número dos de la formación. 

“Nosotros tenemos una ventaja y es que algunas de las personas que forman parte de Podemos nos conocemos desde hace muchos años, nos queremos, conocemos nuestras trayectorias, hemos trabajado juntos, y con independencia de los desacuerdos o divergencias que pueda haber entre nosotros de tácticas concretas en coyunturas concretas, nosotros nos queremos”, concretó.

desconocimiento

En su opinión, “quien quiera ver divisiones ideológicas importantes o estrategias distintas” es que no conoce cómo funciona su partido. Respecto a las diferencias, Bescansa reconoció que se tenían que haber evitado para no sufrir crisis como la del partido en Madrid provocada por la dimisión de diez dirigentes regionales que, como Pascual, eran próximos a Errejón, y que dejaron su cargo con duras críticas al líder madrileño, Luis Alegre, uno de los más estrechos colaboradores de Iglesias. 

En su opinión, “corregir” este tipo de problemas cuando se producen “es positivo”. “Cuando se cambian los equipos para conseguir mejor los objetivos es una lectura correcta”, defendió Bescansa, para justificar la destitución. 

Por su parte el diputado regional y exsecretario de Organización de Podemos en la Comunidad de Madrid, Emilio Delgado, primer dirigente que dimitió de su cargo la semana pasada, lamentó que el secretario de Organización haya pagado por la “irresponsabilidad de otros”.

diálogo en twitter

“Lo que parece evidente a estas alturas es que tenemos una idea de la responsabilidad, de la belleza y de los cuidados bien distinta”, indicó a través de Twitter. 

Otros dirigentes y cargos públicos de la formación morada siguieron la misma estela a la hora de defender a Pascual. Ana Terrón, diputada por la provincia de Granada, publicó en la red social: “Gracias por asumir el reto de construir y crear una fuerza política, barrio a barrio y pueblo a pueblo, con audacia y pasión”.

Tras su cese, el ya exsecretario de Organización, Sergio Pascual, escribió un mensaje en el que reiteró su “compromiso con el proyecto de mayorías para el cambio”. Este obtuvo 750 retuits, entre ellos los de Errejón y sus colaboradoras la secretaria  de Coordinación Ejecutiva, Ángela Ballester, y la secretaria de Rescate Ciudadano y portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, Tania González.

En contraposición, la principal corriente crítica interna en Podemos –agrupada en el movimiento Anticapitalistas– avisó de que el “problema” que debe superar su organización no es “de nombres sino de proyectos”.

“Un modelo insuficiente facilita gestiones deficientes”, aseguraron fuentes de este grupo también a través de Twitter, en clara alusión a la decisión de Pablo Iglesias.

Podemos admite “divergencias” entre sus dirigentes pero niega un desacuerdo