Navantia contempla un horizonte de al menos un año con la única obra del flotel

Valla carga de Dignidade en Navantia Ferrol
|

La chapa del flotel para Pemex es la única que Navantia prevé cortar en los próximos doce meses. El esquema temporal de actividad que actualmente maneja la compañía sitúa en abril del próximo año el inicio de los trabajos en el de momento hipotético contrato para el parque eólico marino de Wikinger y traslada al segundo semestre de 2015 el arranque del metanero para Gas Natural, que tampoco está contratado todavía.
Las dos opciones que Navantia baraja para cubrir la apremiante necesidad de ocupación en sus astilleros se perfilan todavía lejanas. En la actual planificación del grupo público se supone que los contratos con Iberdrola, para la construcción de 29 plataformas (jackets) y dos  subestaciones flotantes, podrían estar firmados este mes y el próximo octubre, y que los trabajos comenzarían en abril de 2015. Sin embargo, el esquema flaquea teniendo en cuenta que esta misma semana la propia compañía eléctrica aseguró a este diario que está por tomar la decisión definitiva de afrontar el proyecto del parque eólico de Wikinger y que no se ha iniciado el proceso de contratación de suministradores.
La construcción del buque para Gas Natural tampoco se sitúa en un horizonte próximo. El programa de Navantia, construido con previsiones, establece en el próximo mes de diciembre la firma del contrato, que está negociando directamente la SEPI con la compañía. El corte de la primera chapa en este programa, en el que se desconoce qué participación tendrían los astilleros de Fene y Ferrol, se sitúa después de junio de 2015.
El “buque gris” prometido por Montoro ni siquiera se dibuja de momento en el esquema de trabajo de Navantia, cuya dirección aseguró esta misma semana al comité intercentros que no dispone de información al respecto. Aunque se firmara el contrato ya, quedaría por delante un largo plazo hasta que el trabajo llegara a los talleres y lo mismo ocurriría en el caso de que se lograse cualquier otro de los contratos que se están negociando, como el de patrulleros para Catar. Pasó un año, por ejemplo, desde la firma de los LHD para Australia y el corte de chapa de la primera unidad, el “Canberra”.
Navantia contempla el mes de octubre como fecha probable para la firma del contrato del LHD turco, aunque en dicho programa al grupo español le corresponderá únicamente el diseño y la construcción se realizará en astilleros de aquel país.
Los comités de empresa de Navantia en la ría de Ferrol han anunciado un nuevo calendario de movilizaciones dirigido a extraer de la próxima campaña electoral compromisos concretos. Serán los cuartos comicios que se cruzan en los casi tres años de protestas continuadas en demanda de carga de trabajo para el sector naval.

Navantia contempla un horizonte de al menos un año con la única obra del flotel