Aguirre asume la responsabilidad de haber nombrado a Granados y pide perdón

|

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, asumió ayer su responsabilidad por haber nombrado a Francisco Granados, detenido en una operación contra la corrupción, como alto cargo tanto de la Comunidad de Madrid y del partido y pidió perdón a los ciudadanos y a los militantes.

En una rueda de prensa en la sede del PP, Aguirre aseguraó sentirse “abochornada” tras conocer la detención ayer  de Granados y otro medio centenar de personas. “No puedo, ni quiero, eludir la responsabilidad que me corresponde en los nombramientos de Granados”, dijo Aguirre, quien explicó que nunca tuvo “la menor sospecha” sobre el comportamiento del exconsejero madrileño, al menos hasta que perdió la confianza en él hace tres años.

Indicó que podría excusarse “en la coletilla de la presunción de inocencia”, pero “los ciudadanos están hartos de excusas” y “del espectáculo de corrupción que se encuentran cada mañana en los periódicos y los medios de comunicación”. n efe

Aguirre asume la responsabilidad de haber nombrado a Granados y pide perdón