El Galicia de Mugardos mereció un mayor premio ante un líder muy eficaz

|

La efectividad del líder, el Bergantiños, en su visita a A Pedreira, le dio los tres puntos en un partido en el que el Galicia de Mugardos hizo méritos para, al menos, haber forzado el empate. Desde los compases iniciales, ambas escuadras asumieron los roles que representarían durante prácticamente toda la contienda: el conjunto visitante controlando el balón pero sin demasiada profundidad; y el local replegado, defendiendo con orden y saliendo a la contra con peligro.
El líder fue el primero en avisar de sus intenciones, en el minuto 2, con un balón en largo que Alexandre recibe a la espalda de los centrales para acabar estrellando su vaselina en el larguero. Esa fue, sin embargo, la única oportunidad realmente clara del cuadro foráneo, que no fue demasiado incisivo en una primera parte en la que nunca cedió el mando del juego. El Mugardos, por su parte, tuvo en las botas de Permuy y Fuentes dos acciones para marcar que ninguno aprovechó.
Pero, curiosamente, el tanto del Bergantiños llegó a la contra, en una acción por banda cuyo centro es rematado por Josiño de cabeza en el segundo palo a dentro de la portería mugardesa. Prácticamente a continuación, el Galicia de Mugardos reclamó un penalti tras una caída en el área de Permuy que el colegiado no señaló.
Stili renovó su once y dejó una defensa con solo tres hombres para tener más presencia ofensiva, ante lo que el Bergantiños respondió acomodándose más atrás. Las acciones de mayor peligro de los locales llegaron a balón parado, a través de José Luis y Dani Ramos, pero ninguno tuvo demasiada fortuna, al igual que Permuy, en el lanzamiento que casi cerraría el choque. n

El Galicia de Mugardos mereció un mayor premio ante un líder muy eficaz